Ubicacion GrupoOro
Oronoticias en: Apple Store Oronoticias Google Play App TuneIn RadioOro Facebook Oronoticias Twitter Oronoticias RSS Oronoticias
  Viernes, 09 de diciembre del 2016 11:10 PM
Escuchanos
Buscar:

¿Morder la mano que te puso donde estás?

“El fuero para el gran ladrón, la cárcel para el que roba un pan.” Pablo Neruda

Miércoles 17 de Septiembre de 2014
 

Días antes de que el presidente rindiera su segundo informe de gobierno, se dio a conocer que seis de cada diez mexicanos (casualmente la cifra corresponde casi a la misma cantidad de pobres que es de alrededor de 60 millones) no aprueban la gestión económica del actual gobierno. Seguramente el cuestionamiento más fuerte en estos casi 24 meses de mandato es el panorama económico, sin embargo existen en el presente gobierno aspectos tan o más sobresalientes y delicados como el hecho de no tener dinero en el bolsillo.
 
A casi dos años en el poder, es necesario recordar que Enrique Peña Nieto es el primer candidato en la historia de México cimentado y desarrollado como un producto político mediático, algo que lastimó e hirió de muerte a nuestra interrumpida democracia del sexenio anterior.
 
Recordemos que su camino rumbo a Los Pinos comenzó desde 2006 cuando algunos ejecutivos de la televisión y tecnócratas políticos (eso sí) con mucha visión, descubrieron en Peña Nieto cualidades que lo hacían muy apto para mercadearlo y hacer con él un buen producto electoral con posibilidades reales para hacer volver al PRI a la presidencia seis años después, es decir en 2012.
 
Tales cualidades fueron: juventud, presencia física, el poder aparentarlo-proyectarlo como el “miembro ejemplar de una nueva generación de políticos” (sea lo que eso signifique). Otro punto a su favor ante los ojos de sus creadores era que, por haber sido el gobernador del Estado de México (el más poblado y con mayor presupuesto del país), podrían presentarlo estratégicamente en un escaparate como la televisión para darle visibilidad y presencia a nivel nacional.
 
Una vez descubierto este “tesoro electorero” los siguientes pasos fueron: primero, posicionar el producto Peña Nieto lenta y cuidadosamente en una prácticamente constante presencia en la televisión; segundo, en el aspecto público los “ingenieros políticos” crearon alianzas con priístas como gobernadores, diputados federales, locales y hasta con alcaldes de algunas ciudades grandes que iban ganando elecciones y espacios en México para obtener con su ayuda financiamiento para un proyecto en común: regresar al PRI al poder.
 
El PRI usó los viejos trucos y otros nuevos, y todos ellos “debían financiarse con recursos provenientes del erario de los estados en donde mandaba el PRI.” Con estas circunstancias el triunfo tricolor para las elecciones presidenciales era casi seguro, además la desgastada imagen e ineficiencia del gobierno de Felipe Calderón, más las fracturas en el PRD por sus preferencias internas ante dos posibles candidatos jugaron a favor de la maquinaria que diseñaba el triunfo peñista.
 
No faltaron los enormes mítines que antaño hacia el tricolor, los regalos masivos, el uso del dinero de programas sociales de los gobiernos estatales para ganar con ello clientes electorales. Por ejemplo a miles o tal vez hasta a millones de ciudadanos se les hicieron dos depósitos bancarios pequeños con cantidades entre 150 y 250 pesos para “engancharlos”, luego se les prometió que el día de la elección les pagarían entre 500 y mil pesos a quien haya votado por el PRI; para asegurar el voto, se les dio un teléfono celular con el cual tomarían una foto a la boleta, con esa prueba irrefutable se procedería al prometido pago.
 
Al final, el gasto del PRI para las elecciones de 2012 sigue siendo prácticamente incuantificable, aunque lo que sí es seguro es que la cifra fue de varios cientos de millones de pesos la ley no pudo (y tal vez nunca podrá) castigarlos porque no tenía mecanismos para procesar ese tipo de consumos por parte de un partido político. Además como en México no tenemos rendición de cuentas, los gobernadores, congresos estatales y demás instituciones que desviaron dinero para este fin tampoco tuvieron problemas significativos.
 
La “victoria” del actual presidente (según algunos analistas) fue posible violando los mismos elementos que lograron la alternancia del poder con el PAN: igualdad en la contienda electoral, la no intervención del gobierno en el proceso electoral, la prohibición del financiamiento privado en las elecciones y la libertad del voto; es decir con el regreso del PRI llegaron de nuevo las tradicionales formas del viejo régimen.
 
¿Por qué en este sexenio no veremos una regulación en la relación entre el gobierno y los medios de comunicación? ¿por qué tampoco veremos un robustecimiento del IFAI para que obligue a los estados a “transparentarse”? ¿por qué no veremos un fortalecimiento del Instituto Federal de Telecomunicaciones para regular monopolios como el de Televisa (a quien por cierto también le fueron devueltos los impuestos que pagó)? pues no lo veremos porque hay tanto cinismo en Los Pinos que sería imposible reformar esto debido a que Peña Nieto llegó al poder valiéndose de las debilidades de nuestras leyes, de nuestras ineficientes facultades para investigar el dinero que financia campañas electorales, ¿cómo acabaría o cómo castigaría a la corrupción cuando se sirvió de ella para estar donde está y beneficiar de paso a quienes lo ayudaron a construir su imagen?
 
El actual PRI ganó con trampas mayúsculas, con una corrupción monumental jamás vista y/o documentada, no dudó en obtener ventaja abusiva y progresiva aprovechándose de las debilidades de nuestras instituciones electorales y sus leyes.
 
¿Cómo podría atacarse al mismo sistema que lo hizo presidente? Quiere convencernos desde los medios que es el gran reformador del Estado mexicano, que está “salvando” a México, pero ¿con qué calidad moral puede alguien presentarse como el gran reconstructor cuando él mismo fue quien rompió todas las reglas posibles, radicalizó las trampas de antaño e ingenió nuevas que fueron muy efectivas para hacerse del poder? Es por esto que el PRI y el presidente no gozan de calidad moral entre muchos ciudadanos.
 
¿Debe ser así el gran reformador que México necesitaba? ¿debe tener ese perfil quien nos representa en el exterior? ¿el fin justifica los medios? si la respuesta es sí agárrense porque entonces la corrupción seguirá siendo la moneda de cambio, la materia prima que usarán quienes rompiendo todos los acuerdos sociales, escritos y no escritos, quieran llegar al poder sin importar las consecuencias sociales. No olvidemos la consecuencia moral que trajo consigo esta herida para nuestra subdesarrollada democracia: aumento y radicalización en la intensidad en las protestas después de las elecciones, agudización de las protestas sociales y el creciente sentimiento de agravio que sufre la sociedad mexicana; además ello genera resentimientos sociales que luego, como válvula de escape, se manifestarían en más violencia, falta de empatía social y menos convivencia y tolerancia ciudadana. Como dice la sabiduría popular “la gente ya no busca a quién se la debe, busca quien se la pague”.

Twitter: @misael_mora_t

 
 
  COMENTARIOS
Volcán Popocatépetl
  LO MÁS VISTO
18:02 Hrs. Mueren tres personas por carambola en la autopista Puebla - Veracruz Mueren tres personas por carambola en la autopista Puebla - Veracruz
14:05 Hrs. Xicotepec espera 30 mil peregrinos el 12 de diciembre Xicotepec espera 30 mil peregrinos el 12 de diciembre
10:05 Hrs. Hallan metanfetaminas, marihuana y armas prohibidas en el Cereso de Tecamachalco Hallan metanfetaminas, marihuana y armas prohibidas en el Cereso de Tecamachalco
11:16 Hrs. En 2016, FGE detuvo 7 autos al intentar ser vendidos, tenían reporte de robo En 2016, FGE detuvo 7 autos al intentar ser vendidos, tenían reporte de robo
16:03 Hrs. La gran historia del automóvil reunida en la UDLAP La gran historia del automóvil reunida en la UDLAP
NUESTRO GRUPO
Oronoticias Logo RadioOro Streaming Ciudad1170 Streaming  
GrupoOro
Editorial.
Tels: (222) 2 73 73 50 ext 400
Email:
contenidos@oronoticias.com.mx
Ventas
Tels: (222) 2 73 73 50 ext 366
Email:
ventas@radiooro.com.mx