#DelReportero | La violencia “huachicolera”

#DelReportero | La violencia “huachicolera”

Puebla dejó de ser el estado con más tomasclandestinas en el país como lo fue hasta 2016.

Huachicol y rezago social pendientes de Gali Fayad: PRI – Morena
Detienen a tres personas en operativo contra huachicol
Magistrada considera necesario investigar a candidatos ligados a huachicol

El viernes pasado en “Las anécdotas que se cuentan”, el reportero le informó lo siguiente: “El 8 de julio de 2015, el militar Marco Antonio Estrada López director de Seguridad Pública del estado y Tomás Méndez Lozano, jefe del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Estatal, fueron detenidos por el Ejército en un operativo contra huachicoleros en Tepeaca.

“La acusación se fundó en la detención de un sujeto con combustible robado a Petróleos Mexicanos.

“En su declaración señaló que el teniente Estrada y el jefe del GOES, hombres de confianza del secretario de Seguridad, Facundo Rosas, lo entregaron a la General de la República con la mitad del combustible, ya que el resto asegurado se lo quedaron los jefes policiacos.

“En el operativo, los soldados aseguraron en la localidad de San Felipe Tenextepec, perteneciente a Tepeaca, 31 camionetas con combustible robado.

“Ese hecho fue el quiebre de la relación entre el gobierno estatal y la federación.

“Aunque (Facundo) Rosas dejó la secretaría, no se recuperó la confianza estado-federación.

“Estrada y Méndez entraban a las reuniones cerradas de Seguridad que encabezaba el gobernador Moreno Valle y siempre estuvieron al tanto de los operativos y los detalles de la lucha contra el huachicol en Puebla.

“Militares y policías federales se sintieron timados y las cosas empeoraron con la llegada de Jesús Rodríguez Almeida a la secretaría de Seguridad, pero esa, es otra historia”.

Esa mala relación se recompuso con la llegada de Tony Gali, quien como gobernador electo hizo un trabajo de tejido fino con los secretarios de la Defensa y la Marina que le dieron su respaldo, por ello anunció desde el primer día de su mandato el combate total contra la delincuencia, la inseguridad y en especial el combate a los huachicoleros.

Sin esconderle nada a los poblanos y manifestando públicamente su compromiso de coordinación con la federación y los municipios.

Los resultados están a la vista, en un corto periodo -febrero 2017-15 de abril de 2018- son más de seis millones de litros de hidrocarburos asegurados, cotidianamente se pone freno a las bandas que roban ilegalmente productos de Petróleos Mexicanos y Puebla dejó de ser el estado con más tomasclandestinas en el país como lo fue hasta 2016.

Gali no ha bajado ni bajará la guardia.

Ello a pesar de hechos como enfrentamientos y amenazas a los militares, como lo ocurrido el miércoles pasado en San Martín Texmelucan en la colonia La Providencia muy cerca de donde se realizó más tarde un acto apolítico de apoyo a la candidata independiente a la Presidencia de la República, Margarita Zavala.

Ese día aproximadamente a las tres de tarde se dio un enfrentamiento entre huachicoleros y militares con saldo de cuatro heridos, un día después elementos de la Fuerza Armada se presentaron en la Fiscalía General del estado para rendir su testimonio y presentar la denuncia de los hechos.

Afuera dos vehículos militares, estacionados frente a la Fiscalía lucieron impactos de arma de fuego y diversos daños. Una de las camionetas del Ejército tenía al menos seis impactos; y la otra el medallón estrellado por golpes con rocas.

Vecinos avisaron a los cuerpos de emergencia y llegaron además de militares, policías estatales, paramédicos de la Cruz Roja que atendieron a Genaro, José, Enrique y Pedro, los heridos que fueron trasladados a un hospital.

Alrededor de 80 personas se congregaron en el lugar para agredir a los militares y retener a los socorristas.

Luego de varios minutos, los colonos liberaron a los paramédicos y las dos unidades castrenses que presentaron diversos daños.

El viernes se conoció un video en la plataforma de YouTube y en la cuenta de Twitter @EstadoMayor_MX con el título “Personal militar atacado por huachicoleros”, en los que se observa la tensión que se vivió en el lugar.

El video de 5:58 minutos de duración, revela el ingreso de un vehículo militar a la zona de conflicto, en donde los pobladores confrontan con agresiones verbales y empellones a los soldados, que llegaron en apoyo a otros que permanecían en el sitio.

La gente que retiene a los militares reclama las agresiones en contra de los que supuestamente son sus vecinos.
“Vinieron a balacear a uno y no estaban haciendo nada”, les dijo una mujer a dos soldados. “No los vamos a dejar pasar por pasarse de vergas”, amenazó otro de los colonos que salió a reprochar la acción del Ejército.

“Los hemos dejado trabajar y no les hemos puesto pedos, pero ya se están pasando de vergas, ahora quieren guerra, ¿quieren guerra?”, preguntó ante el intento de los militares de explicar el operativo.
No aceptaron dialogar y conforme pasaba el tiempo la gente se enardeció, gritaban contra los elementos militares y los agredieron a empujones, escupitajos y patadas, hasta que alguien cubrió la cámara con la que se grababan los hechos y que iba en el casco de un soldado como parte de los protocolos que garanticen su respeto a los derechos humanos.

Se vio en el video cómo obligaron a un soldado a descender del asiento del piloto y a otro más de la batea, a quien se ve que porta un arma larga y se queja de un intento de un vecino por arrebatársela.

“¡Cálmate, carnal, cálmate!”, le pide el militar, mientras un joven le responde, “¡aquí nadie jaló nada!”.

Hay una segunda versión del video, que dura poco más de un minuto, se muestra con figuras de colores la presencia de personas que alteraron a la población, a las que muestran con un círculo en color lila. Después con un rectángulo en color amarillo, exhibe cómo llega un grupo a apoyar a los colonos que protesta. Mientras que más tarde, en círculo rojo, señalan a otro que obliga a bajar al soldado de la batea, quien porta el arma.

Al final prevalece la cordura y un grupo les piden que dejen ir a los soldados y se evita un hecho sangriento como el que se vivió la semana pasada en Tlacotepec.

La violencia huachicolera está escalando a niveles insospechados y esas amenazas de “¡quieren guerra?” no son un juego.

El gobierno estatal coordinado con la federación y los municipios se mantiene en su posición de abatir la delincuencia organizada que está detrás de los huachicoleros, pero los días que vienen son de grave tensión porque se mezclan con el periodo electoral.

Lo importante es que hay voluntad política y los niveles de gobierno trabajan como un equipo, sin infiltrados ni colusiones como ocurrió en el pasado.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter Fernando A. Crisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0