Cómo Eliminar la Desidia

Cómo Eliminar la Desidia

Casi todos tenemos alguna actividad en la que somos decidiosos.

Planeación de utilería
Liga de la Justicia
Quejas al IMSS tras cerrar el hospital de San Alejandro por sismo, son insostenibles

Todos hemos tenido una meta que nos ha costado trabajo cumplir, especialmente cuando nos proponemos bajar de peso o hacer ejercicio. Y luego resulta que ya pasó un año y no hemos dado ni el primer paso para lograrlo. También hay actividades que sabemos que debemos hacer y que dejamos para después. Por ejemplo, cuando te dejan el viernes una tarea escolar, y la dejas para el domingo en la noche, esto se debe a que tienes el hábito de postergar o de realizar tus obligaciones en el último momento.

Si eres de las personas que dejan todo para después y pones pretextos para no hacer lo que debes hacer, porque te dominan la flojera o el miedo de no hacerlo bien, y después te sientes presionado por la prisa de terminar lo que tienes que entregar. Si tienes una lista de pendientes que debiste haber realizado tiempo antes, o peor aún, si te has convertido en una persona informal que no cumples con tus compromisos, y has deteriorado tu confiabilidad y tu imagen ante tu familia o ante tu jefe…, eres una de las muchas víctimas de la desidia. Casi todos tenemos alguna actividad en la que somos decidiosos.

La desidia es un deseo sin acción. Todos hemos deseado, alguna vez, realizar cosas que hemos dejado para después, y el después… a veces nunca llega.

Las causas de la desidia pueden ser varias:
• No nos gusta hacerlo.
• Nos da flojera
• No nos da tiempo
• No lo consideramos importante y lo dejamos convertir en urgente.
• No tenemos una razón de peso para realizarlo o no le vemos el beneficio.
• Nos da miedo. No nos sentimos capaces de lograrlo o de enfrentar una situación.

¿Qué podemos hacer para deshacernos de la desidia?
1. Deja de justificarte: “Es que yo funciono mejor bajo presión” Aléjate de la tentación, no pienses en la posibilidad de no hacerlo.
2. Expande tu zona de confort. La mente sabe que es mejor estar cómodo y te sabotea las metas. Si te da miedo o flojera hacer algo, te justifica. Es aconsejable realizar actividades con la mano izquierda. Lavar los dientes, peinarte, etc., para acostumbrar a tu mente a expandir la zona de confort.
3. Identifica una acción que has estado postergando, sólo enfócate en una.
4. Pregúntate: ¿Lo quieres? ¿Lo necesitas? ¿Es algo importante que debes hacer?
5. Trata de comprender la causa que te ha impedido realizarlo.
6. Programa en tu agenda un tiempo específico.
7. Ponte metas alcanzables, objetivos pequeños y a corto plazo. Sólo enfócate en el logro de cada actividad. Esto te proporcionará la motivación necesaria para ver los resultados.
8. Prepara tu mente para lograrlo. Visualízate realizando la actividad y disfrutando de los beneficios que te traerá realizarlo.
9. Platíca con alquien de confianza el cambio que realizarás. Esto te compromete ante testigos
10. No esperes más. ¡Cuanto antes mejor! ¡Inicialo ya! Y empieza a disfrutar de tus logros.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0