La oferta y demanda de autos usados en el mercado

Autos usados
La oferta y demanda de autos usados en el mercado


En la era del internet, tenemos a nuestra disposición mucha información sobre el tema que se nos ocurra: política, alimentación y salud, tecnología… lo que sea. Sin embargo, cuando hablamos de la oferta y demanda de autos usados, la información tiende a difuminarse un poco. ¿Por qué ocurre esto?

Primero que nada, es muy fácil conocer el precio de un auto nuevo, como lo es fácil para un teléfono o computadora nuevos: es el precio de entrada de cualquier producto. Sin embargo, cuando queremos vender nuestra computadora o teléfono usados, podemos ver parámetros bastante establecidos sobre el valor de mercado de estos objetos. Con los autos, no es así. El precio de un auto usado depende de una multitud de factores.

Primero que nada, el estado en el cual se encuentre. Es muy fácil asumir que nuestro auto usado está en óptimas condiciones. Incluso llegamos a decir que “jala como nuevo”. Sin engañarnos, la realidad es que probablemente esté en condiciones regulares. Si, le hicimos el servicio cuando tocaba y cuidamos que nuestra forma de manejar fuera cuidadosa y sutil.

Aún así, el uso diario va desgastando un coche. ¿Vivió sin techo o protección la mayoría de su vida? ¿Lo lavaste inmediatamente después de cualquier lluvia? Encontrarás que la mayoría de las respuestas a preguntas de mantenimiento será “no”. Quizás “a veces” y otras tantas “cuando pude”. Y es normal, no todos podemos cuidar nuestro auto como si fuera un hijo, no debes apenarte por ello, pero tampoco podremos considerar su condición como “excelente”, “ideal” o incluso “buena”.

Desafortunadamente, cuando buscas parámetros de ¿cuánto cuesta un coche similar al tuyo?, verás que las diferencias entre el precio más bajo y el más alto serán muy dispares. ¿En dónde colocar tu auto dentro de esos parámetros? Lo más recomendable es a la mitad.

Debemos considerar que los autos en el espectro superior de los precios están en excelentes condiciones (si, mucho mejores que el tuyo) o que están inflados para efectos de negociación (el cual es un caso mucho más común que el anterior). Del mismo modo, los autos en el espectro inferior de los precios probablemente estén en peor estado que el normal o sean de personas a quienes les urge deshacerse de su auto.

Idealmente, si decides venderlo por tu cuenta, aceptarás que tienes el tiempo para esperar un poco a que llegue un comprador interesante. Recuerda, en promedio tardarás alrededor de 40 días en venderlo. La paciencia es clave.

También deberás tomar en cuenta la oferta y demanda que tiene tu auto en el mercado. Este es probablemente el paso más complicado, pues el estado del mercado depende del lugar y el momento en el cual te encuentres. En pocas palabras, idealmente quieres que poca gente esté ofreciendo un auto como el tuyo y mucha gente quiera comprarlo para poder elevar el precio lo más posible. De otro modo, si tu coche es común o no tiene mucha demanda, probablemente tendrás que considerar reducir su precio.

Si no quieres pasar por toda la odisea para determinar el precio de tu auto usado, hay nuevas alternativas que pueden interesarte. Una de ellas es VendetuAuto, una startup mexicana que se dedica a facilitarte el proceso de venta de tu auto, pues ellos mismos te lo compran. El proceso es sumamente sencillo: entras a su página, introduces los datos de tu auto para recibir una cotización y agendas una cita de inspección.

Tras esa inspección, ellos confirman su oferta final y te depositan el pago directamente por transferencia electrónica. Si todo sale bien, el proceso debe tomar tan sólo un par de horas. Es más, incluso si tu auto no está en perfectas condiciones o tienes pendientes ciertos trámites, ellos mismos se encargan de éstos, descontando el costo de la oferta final. Así no pierdes más tiempo en reparaciones o trámites burocráticos. ¿A quién no le encanta eso?