Amor pensado es amor Sano

54
El ser pareja no significa entregarse a otra persona de forma irracional.

¿Cuántas veces te haz preguntado por qué tus relaciones fallan?, ¿Por qué mis relaciones no duran?, ¿Por qué te has vuelto a equivocar en el amor?, ¿Acaso no existe el hombre o mujer de mi vida?.

Querida y querido lector, no te va a gustar lo que te voy a decir, la única persona responsable de tu fracaso amoroso eres tú. Pero antes de que me odies por decírtelo directamente sigue leyendo, esto tiene solución o por lo menos puede mejorar exponencialmente.

Durante nuestra niñez y adolescencia, hemos sido bombardeados por la idea de que el amor se sufre, de que el amor se siente y te saca de balance, la euforia por ver al ser amado, la depresión por no tenerle o perderle. La historia más bella y representativa de un “amor tan pasional que se vuelve tóxico” es Romeo y Julieta, tragedia escrita por la genialidad de William Shakespeare.

Un “amor tan pasional que se vuelve tóxico” es Romeo y Julieta.

Para las novelas escritas, el cine, la tele, las canciones y la publicidad, el amor pasional que te desgarra y que se siente ​con todos tus sentidos es muy taquillero. Pero para la vida real el amor por salud debe de ser más pensado.

Si partimos de la idea que todo sentimiento nace de un pensamiento ¿Por qué no pensar bien con quién vamos a estar y compartir nuestro tiempo para sentirse bien?.

El amor por ser pensado no quiere decir que no se sienta con el alma, sino que hay que vivirlo con responsabilidad. Hay que pensar si la persona por la cual estamos suspirando le viene bien a nuestra vida o no, pues no se trata de sólo querer sino de dejar al desnudo nuestra esencia, de confiarle a otra persona lo que sentimos y nuestro amor.

Ahora bien, la persona amada no define nuestra felicidad, nosotros decidimos qué es lo que nos da felicidad.

El ser pareja no significa entregarse a otra persona de forma irracional, el ser pareja significa acompañarse, ser completo (los dos) compartir tu tiempo y que la otra persona haga lo mismo, es simple, un mutuo acuerdo de tomarse de la mano apoyándose mutuamente. “Tú no eres más que yo y yo no soy más que tú, tú eres libre y yo también, y hemos decidido caminar juntos”.

“Tú no eres más que yo y yo no soy más que tú, tú eres libre y yo también, y hemos decidido caminar juntos”.

Como dice Walter Riso “El buen amor es de ida y vuelta: Te quiero y me quiero, te cuido y me cuido, te respeto y me respeto”.

La persona que te ama siempre va a querer lo mejor para ti, la persona que te ama quiere que crezcas, que te realices, que logres todo lo que te propones, en otras palabras, que te ames, porque estando completo se ama a uno mismo y puedes amar a los demás. Un amor completo se agradece siempre. No tienes que hacer nada para ser aceptado por la persona amada, si esa persona quiere estar contigo, tan simple, va a estar porque quiere estar.

Si te crea incertidumbre o te desbalancea, entonces NO es.

Buda decía que la persona que le viene bien a tu vida te da paz. Si te crea incertidumbre o te desbalancea, entonces NO es. No se trata estar en la euforia ni en la depresión, se trata de estar en balance, se trata de estar en Paz.

Entonces, lo primero que debería de pasar por nuestra cabeza cuando nos fijamos en alguien, debería ser ¿Le vienes bien a mi vida o no? Y la respuesta, por ende, debe de ser muy bien pensada.

Recuerda, todo comienza por uno mismo, la clave para mejorar tu vida es cambiar el modo de cómo piensas que es.

Se feliz, libre, aquí y ahora.

Soy Emerson Mejía López