Asegura Fulle Hen que Ayuntamiento aceptó la compra de ventiladores reacondicionados

63
Fulle Hen afirmó que el gobierno de Claudia Rivera Vivanco sabía que los 12 ventiladores mecánicos que le vendería eran reacondicionados, pues conseguir aparatos nuevos tomaría cinco meses. // Foto Internet

Por Alejandra Olivera

La empresa Fulle Hen afirmó que el gobierno de Claudia Rivera Vivanco sabía que los 12 ventiladores mecánicos que le vendería eran reacondicionados, pues conseguir aparatos nuevos para atender a pacientes con Covid-19 les llevaría hasta cinco meses, lo anterior fue rechazado por el ayuntamiento de Puebla capital.

En un comunicado, la compañía aclaró que los equipos de ventilación Puritan Bennett modelo 840 fueron sintetizados de manera interna y externa, así como que las autoridades municipales conocían que los instrumentos eran “de uso”, ya que el tiempo de entrega de un equipo nuevo ante la alta demanda y desabasto mundial es de tres a cinco meses.

Por ello, argumenta que en países se han utilizado equipos ensamblados para tratar a pacientes con coronavirus en estado crítico, lo cual –dice—está permitido por las leyes de salud mexicanas.

Destaca que los 12 ventiladores rechazados por el gobierno estatal fueron probados por el laboratorio estadounidense The Amms Group INTL, en donde se comprobó su óptimo funcionamiento, para su importación a México, además que obtuvieron aval de Cofepris, y posteriormente, el laboratorio Biossmann inspeccionó y validó los equipos.

No obstante, reprochan que el ayuntamiento de Puebla y la Secretaría de Salud estatal sólo realizaron una inspección “efímera” de los equipos de carácter ocular, sin ningún apoyo técnico ni científico.

Rechaza Comuna haber pedido equipos de “segunda mano”.

Al respecto, el ayuntamiento de Puebla aseveró que nunca solicitó a la empresa Fulle Hen S.A. de C.V. los 12 respiradores médicos como equipos reacondicionados, situación que se conoció hasta el día de su entrega el pasado 18 de mayo frente funcionarios municipales y de la Secretaría de Salud estatal.

“Al dar cuenta de que los ventiladores no cumplían las expectativas, se solicitó al proveedor retirarlo del Hospital de Traumatología y Ortopedia del estado de Puebla, a lo que la empresa accedió”, subrayó la administración municipal en un comunicado.

También destacó que en el proceso de rescisión de contrato, la empresa proveedora acepta que las expectativas “no son compatibles” con las requeridas por la Comuna, por lo que se canceló su adquisición.

Te recomendamos