‘El Baile de los 41’ retrato sobre la comunidad LGBT

57
En el Baile de los 41 que se estrena este fin de semana en salas de cine. // Foto Internet

Por Javier Garzón

Este fin de semana se estrena la película El Baile de los 41, Emiliano Zurita le entra a la conversación de temas sensibles como el matrimonio igualitario y la adopción por parte de personas del mismo sexo

Todos conocemos a una persona homosexual, Emiliano Zurita tuvo la fortuna de crecer en una familia liberal, una familia lógica, donde no veían algo de malo en las relaciones entre personas del mismo sexo y para ellos nunca fue tema de conversación.

En entrevista y en medio del junket con más entrevistas con los medios, Emiliano narra cómo aprendió sobre las relaciones homosexuales, fue de forma natural cosa que lo hace muy feliz, porque hay muchas personas que les enseñaron a odiar y a ser prejuiciosos a pesar de no ser su naturaleza, por esto considera importante historias como la de El Baile de los 41 que protagoniza.

El 17 y 18 de noviembre de 1901 en ciudad de México se celebró un baile que quedaría para la historia de la comunidad LGBT+, un grupo de hombres, se dice que eran 42, que compartían su inclinación homosexual se reunieron como lo hacían tradicionalmente.

En ese año una redada descubrió que entre ese grupo se encontraba quien fuera yerno del presidente de México, Porfirio Díaz limitando la lista a 41 hombres, así nació la leyenda popular entre la comunidad LGBT+.

En el Baile de los 41 que se estrena este fin de semana en salas de cine, por coincidencia o por destino Emiliano no lo sabe, pero si recuerda que fue un 17 de noviembre que grabaron la escena del baile, el estreno fue casi casi el mismo día.

La sinopsis de la película dice: Basada en hechos reales. A finales del siglo XIX, Ignacio de la Torre se casa con la hija del presidente de México, Porfirio Díaz. Ignacio lleva una doble vida: es miembro de una sociedad clandestina mientras asciende en el tradicional mundo de la política. El delicado balance se sostiene hasta que conoce a Evaristo, el miembro 42 de la sociedad. Los secretos salen a la luz y todo culmina en una escandalosa redada policial en una de sus fiestas: el baile de los 41.”

Zurita explica que tenía presión por contar la historia como debe ser contada, con respeto pero haciendo la diferencia, porque los medios han contado desde la burla y caricaturas, a diferencia de la película que trata de alejarse de los clichés, para hacer homenaje a estos hombres y respeto a la diversidad sexual con una historia real, porque la realidad tiene cosas bellas pero también horribles.

Para el hijo de los actores Christian Bach y Humberto Zurita las cosas han cambiado, hay progreso la muestra es el poder mostrar esta película, pero también es obvio que no ha cambiado lo suficiente, porque la historia es relevante hoy en día como lo fue por 119 años, por lo mismo se deben contar estas historias para generas más cambios.

Hablando de cambios en Puebla recientemente se aprobaron las uniones entre personas del mismo sexo, para el también productor, es increíble que lo hayan aprobado porque llego muy tarde, en pleno 2020 no debería ser tema de conversación, más que para celebrar el amor porque todos buscamos el amor y el matrimonio es eso, debe ser igual para todos, señaló.

En cuanto a la adopción es un asunto que se debe seguir hablando, porque tenemos una sociedad donde se puede afectar negativamente a esta estructura, pero no podemos quedarnos atrás, se debe exponer y hablar más como en este proyecto, relataba Emiliano Zurita cuidando muy bien las palabras que usaría.

Evaristo Rivas, su personaje, es un hombre que viviendo en el porfiriato sabe que debe aparentar ciertas cosas, pero nunca pretende ser algo que no es, para la época era mal visto que no estuviera casado, pero él pelea por su felicidad y por su visión del amor, es lo que más valora del hombre de la película.

Un personaje contundente, así lo describe Zurita y cree que muchas personas se verán reflejadas en él por la valentía de ser fiel a sí mismo, y considera que es heroico el pelear y no pretender ser algo que no se es frente a la sociedad.

Te recomendamos