Campaña negra en la BUAP

130

El eterno grupo inconforme de Los Vélez Pliego echó andar la maquinaria con una protesta orquestada en redes sociales en contra de aplazar el regreso a clases en la BUAP, establecido el 24 de enero.

Si hay una persona que entiende el peligro del aumento de los casos de Covid-19 con la variante Ómicron, es la rectora Lilia Cedillo, quien ha dedicado 30 años de su vida al ámbito científico.

En el ánimo de contribuir a la información exacta comparto con ustedes el anuncio oficial emitido el viernes pasado:

  1. El regreso presencial y escalonado se mantiene y solo se pospone su inicio conforme al descenso de los casos de contagio por Covid-19”.
  2. La Universidad continúa con actividades presenciales en prácticas clínicas, de investigación, de posgrado y administrativas con aforos controlados.
  3. Las fechas de regreso presencial y escalonado se definirán por los consejos de cada unidad académica, conforme a la planeación académica aprobada, que se podrá consultar en sus páginas oficiales.
  4. La Comisión Institucional para el Seguimiento y Evaluación para la pandemia por Covid-19, continuará con el estudio de la tasa de contagios, la demanda de servicios médicos en consulta externa y la ocupación hospitalaria por unidad académica y dependencia administrativa, a fin de determinar las acciones a seguir en beneficio de la comunidad universitaria.

Desde el resentimiento por haber perdido abrumadoramente la rectoría, la candidata perdedora Guadalupe Grajales y Porras busca denostar las decisiones responsables, principio fundamental de la preservación de la salud de más de 120 mil estudiantes y al menos 10 mil trabajadores académicos y administrativos.

La ventaja es que la rectora Cedillo no se distrae en quienes mueven los hilos de esta campaña negra, cuyo propósito ¬–sin conseguirlo–es generar una mala imagen a la universidad, que dicho sea de paso había optado por mantener el modelo híbrido (clases presenciales y en línea).

Es comprensible el hartazgo de muchos jóvenes a continuar sus clases desde casa, aunque para otros el estudio vía remota se ha vuelto una rutina, pero ni siquiera la UNAM se atrevió a darle gusto al presidente Andrés Manuel López Obrador cuando en la mañanera del 4 de enero exigió a las universidades reabrir los campus.

La BUAP es referente nacional en muchos campos profesionales y también lo será por su política sanitaria altamente responsable, a pesar de las voces antagónicas que sangran por la herida.

Por Patricia Estrada