El canguro bailarín que quedó hipnotizado por una bandera

El protagonista del día en el mundo del golf no es un golfista, ni siquiera una persona. El minuto de gloria corresponde a un canguro salvaje que saltó al campo de Queensland (Australia) durante la disputa del Noosa Golf Course.

El particular espontáneo quedó fascinado por el banderín de uno de los hoyo y se dedicó a golpearlo como si fuera un boxeador en pleno entrenamiento. Cuando se cansó se fue por donde había venido.

Fuente: Mundo Deportivo

Te recomendamos

El canguro arborícola es amor 😍