Caníbal de Atizapán regalaba carne a sus vecinos

843
caníbal
Foto: Agencia Reforma

La serie documental “Caníbal, indignación total” llega a su tercer episodio y reveló que Andrés Filomeno Mendoza Celis se acercaba a ellos para regalarles carne, presuntamente proveniente de sus víctimas.

Como Andrés Filemón era conocido entre la comunidad por ser un hombre agradable, callado, pero gentil con sus vecinos, no hubo sospechas cuando les regalaba carne.

Decía que era carne de jabalí.

“El señor Andrés repartía carne humana, les invitaba de comer a varios policías de la zona, a varias personas, a la señora de la tienda de la calle […] si llegaba a invitar mucho de comer, de hecho llegaba a invitar específicamente carnitas, que era lo que él decía que hacía”, relató un testigo que rentaba en el lugar donde el caníbal llevaba a cabo los crímenes.

El Caníbal de Atizapán, como ahora se conoce a este feminicida, diseccionaba la carne como bisteces, corte que fue encontrado en un plato cuando comenzaron las diligencias en el domicilio donde mataba y descuartizaba a sus víctimas.

Se sabe que Andrés no solo regalaba la carne, sino que también la vendía por kilos, ya que argumentaba que le regalaban mucha carne.

“Les decía que era carne enchilada e inclusive carne de jabalí que ‘estaba muy buena, que la probaran’ las otras dos vecinas nos llegaron a decir que sí se las regalaba y que sí la consumían”.

En el capítulo titulado “El Caníbal”, Jonathan J. González, capitán de Bomberos de Atizapán, relata los hallazgos en la casa de la colonia Lomas de San Miguel, en Atizapán.

Mendoza Celis se valía de sus conocimientos de carnicero, oficio al que se dedicó gran parte de su vida, para llevar más allá sus actos sicópatas.

En una libreta azul escribía día, mes y año de cada feminicidio que realizaba, anotaba direcciones y el peso de cada parte del cuerpo de sus victimas. Calculan que en esa libreta había entre 30 o 40 datos de mujeres.

Por Redacción
Editor: Iván Betancourt

TE RECOMENDAMOS: