Chicago, el perfecto viaje por 50 años de éxitos

8
Foto: Agencia Enfoque/ Francisco Guasco

Por Javier Garzón.

Casi 10 minutos después de las 9 de la noche la gente seguía llegando al complejo de espetáculos Acrópolis Puebla, pero la banda estadunidense Chicago también salía al escenario de lo que fue una noche llena de buenos recuerdos.
A pesar de la multitud congregada en la zona por los partidos del Puebla y Pericos, los fanáticos de Chicago ingresaron lentamente y ordenados al estacionamiento. Más de 4 mil 500 personas estaban dispuestas a disfrutar de la noche con la banda norteamericana.
En la mayor parte contemporáneos de Chicago ocuparon los lugares de Acrópolis, pero no faltaron los jóvenes que saben apreciar la buena música, que corearon las canciones.
Cada uno de los integrantes de la agrupación fueron apareciendo poco a poco: James Pakow (trombón), Lee Loughnane (trompeta), Walfredo Reyes (percusión), Tris Imboden (batería), Keith Howland (guitarra-vocalista), Walt Parazaider (instrumento de viento-madera), Robert Lamm (guitarra-vocalista), Jeff Cofey (bajo), Lou Pardini (instrumento de teclado-vocalista).
En un escenario sencillo con una pantalla gigante en la parte trasera, la presencia de los músicos fue suficiente para complacer al público variado de la noche. Los sonidos perfectos; no tan fuertes, tampoco el escándalo de las nuevas estrellas; solo un momento con amigos, así fue el ambiente de la noche del 8 de septiembre en Acrópolis Puebla.
Los celulares en el aire querían guardar el momento de la mítica banda que visitó Puebla nuevamente para celebrar 50 años de éxitos por todo el mundo.  “Hard To Say I’m Sorry” logró hacer suspirar a los poblanos. Las luces de los celulares como estrellas en el firmamento se ondeaban para acompañar el éxito.

Nadie bailaba, pero aplaudían y se estremecían al recordar cada éxito de la banda. Abrazaban a sus acompañantes, recordando seguramente lo que fue una grata experiencia. El sonido era justo, no tan fuerte, no tan bajo; cada instrumento se distinguía en aquella fiesta de recuerdos de la buena música.
Las palomitas se quedaban detenidas en el tiempo ante la emoción de la siguiente nota, que inmediatamente hacia vivir a los asistentes una época importante de sus vidas. Las bebidas seguían pasando. Nadie las tomaba en cuenta. El concierto era todo.
Con un intermedio, las personas volvieron a respirar y se dieron cuenta que vivíamos en el 8 de septiembre de 2017, pero ansiaban continuar con el concierto que los mantenía como aletargados de felicidad.
Casi al final del concierto, la bandera de México apareció en la pantalla, ondeando como los corazones de los asistentes que se unieron a la época dorada de éxitos musicales y recuerdos impresionantes.

Un poco del concierto de #chicago en @acropolispuebla impresionante noche

Una publicación compartida por Javier Garzón (@javogarzon) el

Este es playlist de tan memorable noche con Chicago
Questions 67&68
Dialogue
Alive Again
Call on Me
Searching/Mongo
If you leave me now- Acoustic
Another rainy day In New York City
Look Away
Old Days
Happy Man
Does Anybody Really Know What Time It Is?
Hard habit to break
You’re The Inspiration
Beginngs
Street player
Just you and me
Hard To Say I’m Sorry
Feeling Stronger
Saturday in the Park
Free