Cine, Música y algo más | John Wick 3: Parabellum

Película de acción, que no supera a la primera pero que tampoco te hace perder el tiempo, cumple con creces.

John Wick (Keanu Reeves) regresa a la acción, solo que esta vez con una recompensa de 14 millones de dólares sobre su cabeza y con un ejército de mercenarios intentando darle caza.

Tras asesinar a uno de los miembros del gremio de asesinos al que pertenecía, Wick es expulsado de la organización, pasando a convertirse en el centro de atención de multitud de asesinos a sueldo que esperan detrás de cada esquina para tratar de deshacerse de él.

La primer entrega tiene un lugar especial, pero esta tercera entrega no tiene punto en contra, logra mantener la emoción, energía y congruencia de su historia.
Tiene acción, con coreografías, creíbles, emocionantes y satisfactorias, no hay una que no te haga reaccionar, que te emocione que te mueva.

En todo momento es creíble, no se deja llevar por muchas acrobacias que no se pueden explicar, pero te entregan toda la energía posible en una película de acción que no decepciona.

Keanu Reeves hace un trabajo congruente, es el mismo John Wick, no lo puedes comparar con otro trabajo, las motivaciones siempre son una fuerza importante que atrae a la audiencia.

Se ha creado una saga de acción que pone la vara alta a cualquier historia de acción que sea congruente. Es violenta, pero es congruente con lo que promete, acción sangre y buenos trancazos, tienes que ir a verla, pero por favor no lleven niños.