#CineMusicaYAlgoMás | Máquinas mortales

La historia no va a ningún lado, tiene muchos elementos interesantes y parece que viene algo más, que lo mejor está por llegar.

#CineMúsicaYAlgoMás | Crucifixión, basada en hechos reales
Ant-Man and The Wasp el nuevo gran chiste de Marvel
Martha Higareda muestra su talento como detective en Altered Carbon

Mucho ruido pocas nueces, hablemos de Máquinas mortales.

Miles de años después de la destrucción de la civilización por un cataclismo, la humanidad se ha adaptado y, ahora, existen gigantescas ciudades en movimiento que vagan por la tierra sobre enormes ruedas absorbiendo a los pueblos más pequeños para obtener recursos. En una de esas colosales urbes Tom Natsworthy (Robert Sheehan), proveniente de la clase baja de Londres, deberá luchar por su vida junto a la peligrosa fugitiva Hester Shaw (Hera Hilmar). Dos opuestos, cuyos caminos nunca debieron cruzarse, forman una peculiar alianza destinada a cambiar el curso del futuro.

Empecemos con una propuesta interesante, todo suena bien, parece que el tráiler promete entregar una genial película, parece ser la mejor opción para iniciar el año, pero no es así tiene varios detalles, se enreda con tantos personajes y no concluye con ninguno, te pierde entre varias tramas poco claras.

La historia no va a ningún lado, tiene muchos elementos interesantes y parece que viene algo más, que lo mejor está por llegar, pensé que vería más ciudades tragando a otras ciudades y pues no, trata de hacer épica la persecución de cómo se come una pequeña ciudad y tampoco es tan memorable.

Los personajes, son muchos y en ningún personaje podemos identificarnos, son simplones y nunca podemos sus motivaciones o algo más que demuestre todas sus acciones, vemos villanos que son malos malos pero nunca demuestran porque es un malote, los buenos nunca se sabe porque buscan justicia, libertad o hasta venganza, tienen cambios o evolucionan de forma tan simple y sin razones.

Los efectos especiales, pues están, cumplen pero en verdad no hay nada que sorprenda, son enormes ciudades que muestran sólo una con pocos edificios y un funcionamiento poco claro, además de secuencias de acción tan simplonas que no dejan nada a disfrutar,  si es una película palomera, dominguera, que puede entretenerte, pero tampoco es algo que te vuele la cabeza.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0