Coco, la película que te hará llorar

11
Coco, la película que te hará llorar
A pesar de la incomprensible prohibición de la música desde hace varias generaciones en su familia, Miguel sueña con convertirse en un músico consagrado, como su ídolo Ernesto de la Cruz. | Por Javier Garzón

A pesar de la incomprensible prohibición de la música desde hace varias generaciones en su familia, Miguel sueña con convertirse en un músico consagrado, como su ídolo Ernesto de la Cruz. Desesperado por probar su talento, Miguel se encuentra en la impresionante y colorida Tierra de los Muertos como resultado de una misteriosa cadena de eventos.

En el camino, encuentra al simpático timador Héctor, y juntos se embarcan en una extraordinaria travesía para develar la verdadera razón detrás de la historia familiar de Miguel.

La expectativa era amplia, pero Disney y Pixar se embarcaron en la aventura de conocer a México, y lo primero que lo logró es un reflejo fiel de una de las tradiciones más significativas de nuestro país, colores, movimientos  y costumbres que identifican a la población mexicana.

Con una historia sencilla la película ha logrado conquistar en un fin de semana el corazón de los mexicanos, al sentirse identificados y poder ver a algún familiar, algún momento y sobre todo las tradiciones.

Los colores de nuestras tradiciones brillan y llenan la pantalla, la sencillez de nuestra gente deslumbra  y el trabajo de los directores Lee Unkrich y Adrian Molina, el papel de la mujer es parte primordial en la historia, son ellas las que llevan las riendas de la casa, de las tradiciones y las obligaciones.

El protagonista puede ser Miguel, pero no sería nada sin la presencia de su abuela, sus tías que siempre están presentes para prohibirle la música con el siempre efectivo chanclazo.

Los Alebrijes, coloridos e imponentes, Frida Kahlo parte indispensable con su historia y sus ideas plasmadas en unos instantes, Pedro Infante y el santo minimizados al lado del grandioso Ernesto de la Cruz.

La nostalgia sobre los que recordamos cada año que ya no están con nosotros, pero que hay muchos más que hemos olvidado, pero ellos nos recuerdan desde otro espacio y ansían el regreso a la tierra, extraño para muchos pero común para México, así es Coco (2017, Estados Unidos) llena de nosotros y acompañada de un sueño por cumplir.

Los suspiros de la gente no paraban, la sorpresa era evidente, las lágrimas aparecían a pesar de que la audiencia luchaba con todas sus fuerzas por no dejarlas escapar, así viví la experiencia de ver la película, entre los más críticos en el arte del cine.

Los extranjeros lograron ver un poco de la riqueza de nuestra gente, de nuestras tradiciones y lo plasmaran con respeto en una maravillosa película, que debes ver no sólo una vez.