Comandante abusó de mujer presa en Huejotzingo, confirma CDH

373
El comandante sostuvo un encuentro sexual, con una mujer privada de la libertad
El comandante sostuvo un encuentro sexual, con una mujer privada de la libertad, sin que ella otorgara su consentimiento. Foto: Es Imagen

La Comisión de Derechos Humanos (CDH) de Puebla acreditó que una mujer privada de la libertad fue víctima de abuso sexual por parte de un comandante del Cereso de Huejotzingo, por lo que pidió a la edil Angélica Alvarado Juárez iniciar las investigaciones para la determinación de responsabilidades.

Lo anterior se desprende de la recomendación 34/2020 de la CDH en la que refiere que en el transcurso de la noche del 5 de julio y la madrugada del 6 de julio de 2020, un comandante del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Huejotzingo “sostuvo un encuentro sexual, con una mujer privada de la libertad, sin que ella otorgara su consentimiento”.

Ante la queja de la víctima, personal de la CDH se presentó en el lugar, sin embargo, los trabajadores del Cereso negaron el acceso a sus instalaciones para realizar las acciones urgentes de atención a la víctima, así como para la obtención de las pruebas respectivas.

Por ello, recomendó a la edil de Huejotzingo se realice la reparación de los daños médicos y psicológicos ocasionados a la víctima.

Además que se inicie un procedimiento de investigación de responsabilidad administrativa, en contra de los servidores públicos del Cereso que tuvieron participación en los hechos.

Instruya que se realicen todas aquellas medidas que resulten necesarias, a fin de evitar cualquier tipo de contacto entre el personal de seguridad y custodia del sexo masculino, con las mujeres privadas de su libertad en el penal, debiendo limitarse a las cuestiones estrictamente indispensables para el desarrollo de las actividades y buen funcionamiento de dicho centro.

Por último, solicita se emita un documento a los servidores públicos del Cereso para que en lo sucesivo se sujeten a actuar conforme a lo establecido por el Orden Jurídico Mexicano con especial atención al respeto de los derechos humanos de las mujeres presas, para garantizar su libertad y seguridad sexual, así como abstenerse de realizar cualquier acto que atente contra la dignidad humana.

Por Alejandra Olivera
Editor: Iván Betancourt

TE RECOMENDAMOS: