¿Cómo influye la televisión en los niños?

22

La tecnología está en todo lo que nos rodea y la exposición de los niños a los dispositivos electrónicos es inevitable. Los teléfonos inteligentes, las tabletas y, fundamentalmente, la televisión está a disposición de los niños y su uso excesivo podría resultar perjudicial para su desarrollo intelectual y su aprendizaje. Sumado a esto, ver televisión implica estar expuestos a una amplia variedad de anuncios que influyen en su desarrollo emocional. Sin embargo, también tiene un lado positivo y, dependiendo de las elecciones de los adultos, un poco de televisión podría ser beneficioso.

Efectos de la televisión

Los efectos que la televisión tiene sobre los niños, especialmente los más pequeños, depende del contenido y el tiempo que pasa el infante frente a la pantalla. En cuanto al contenido, este factor está íntimamente relacionado con la capacidad que tiene el niño de entender y comprender lo que está viendo. Esta capacidad de comprensión se encuentra aún en etapa de desarrollo y progresa de acuerdo con el tiempo. La exposición prolongada a un contenido inapropiado para la edad del niño podría tener graves consecuencias en su desarrollo. El tiempo promedio que un infante pasa delante del televisor es, en el mejor de los casos, de tres horas. Los padres utilizan este dispositivo para entretener a sus hijos mientras realizan otras actividades, pero pierden de vista las consecuencias del tiempo que pasan frente a la pantalla. Alteraciones en los patrones de sueño, aislamiento, comportamiento agresivo y falta de comunicación son tan solo algunas de estas consecuencias negativas.

Los anuncios publicitarios

Al mirar televisión, los niños se exponen también a los anuncios publicitarios y las grandes empresas lo saben. Algunos países aplican restricciones en la publicidad, pero lo cierto es que la televisión está plagada de anuncios destinados específicamente a los niños. El problema más grave con estos anuncios es que promueven estereotipos relacionados con pautas sociales, culturales, raciales, sexuales y alimentarias. La publicidad contiene imágenes engañosas y distorsiona la realidad a tal punto que, por ejemplo, la imagen de cuerpos esbeltos y bien proporcionados podría contribuir al trastorno de anorexia. La susceptibilidad de los niños los hace el blanco perfecto para imponer en ellos condicionantes y una imagen falsa de la realidad.

Beneficios de la televisión

Si bien la exposición prolongada a cualquier dispositivo electrónico tendrá secuelas en nuestros hijos, existen escenarios en los que la televisión puede repercutir positivamente. Los niños suelen ser concebidos como espectadores pasivos incapaces de sacar sus propias conclusiones. Sin embargo, se encuentran en una etapa en la que el desarrollo cognitivo es fundamental. Los padres pueden tomar ventaja de esto y usar la televisión como medio para fomentar el pensamiento crítico en sus hijos a través de programas educativos. Para beneficiarse de la televisión, los padres deben establecer horarios y acompañarlos, escogiendo los programas adecuados de acuerdo con su nivel de desarrollo. Al estar presentes, los niños pueden cuestionar con sus padres lo que ven y fomentar, de esta manera, la reflexión y el razonamiento.