¿Cómo se producen los sismos y las extrañas luces en el cielo durante estos?

19

Este fenómeno natural se produce un sismo cuando los esfuerzos que afectan a cierto volumen de roca, sobrepasan la resistencia de ésta, provocando una ruptura violenta y la liberación repentina de la energía acumulada. Esta energía se propaga en forma de ondas sísmicas en todas direcciones, de las cuales se puede medir su magnitud.

A su vez la magnitud de un sismo es un número relacionado con la cantidad de energía liberada en el momento de su ocurrencia. Para calcularla se utilizan los registros de uno o varios sismógrafos y se expresa mediante números arábigos, incluyendo fracciones decimales, cuando es necesario. Un grado determinado de magnitud implica alrededor de 32 veces más energía liberada que el anterior. Así, un sismo de magnitud 7 es 32 veces más energético que uno de 6 y cerca de 1000 veces más grande que uno de 5.

La primera escala de magnitud fue definida por C.F. Richter en 1932. Actualmente, considerando los diferentes tipos de sismos, sus profundidades, etc., los sismólogos manejan varias escalas de magnitud.

Intensidad

La intensidad de un sismo está asociada a un lugar determinado y se asigna en función de los efectos causados en el hombre, en sus construcciones y en el terreno natural de la localidad.

Para asignar un grado de intensidad se emplea la escala de Mercalli modificada, la cual emplea números romanos, del I al XII.

 

 

¿Por qué el sismo dejó menos estragos que en 1985?

A pesar de que el sismo de ayer fue el de mayor magnitud en los últimos 100 años en México, de 8.2 grados Richter, éste no dejó los mismos estragos que el terremoto del 1985, debido al foco sísmico, explicó el presidente Enrique Peña Nieto.

“Esto lo convierte en el sismo de mayor magnitud, que se haya registrado en nuestro país en la menos 100 años. Es un sismo de gran escala, incluso de mayor magnitud al que conocimos los mexicanos en el 85”, dijo el mandatario durante una transmisión en el Centro Nacional de Prevención de Desastres.

 

 

La diferencia con el sismo del 19 de septiembre de 1985 es la distancia a la cual se originó el movimiento telúrico, pues el de anoche se presentó en las costas de Chiapas a 150 kilómetros del estado y aproximadamente a 700 kilómetros del centro del país y de la capital.

Por el contrario, el sismo de hace 32 años fue a 400 kilómetros de distancia, en las costas de Jalisco y Michoacán.

“Esa diferencia de distancia amortiguó en alguna medida los daños que eventualmente hubiera podido ocasionar un sismo de esta magnitud. Hay que subrayar que fue un sismo de gran escala, dejando varios daños y afectaciones”, agregó el mandatario.

 

 

 

El movimiento registrado a las 23:49 horas de ayer tuvo una intensidad de 8.2 grados Richter, de acuerdo con la última actualización del Servicio Sismológico Nacional (SSN). En tanto, el sismo del 85 fue de 8.1 grados.

Hasta el momento, el fuerte movimiento telúrico de este 7 de septiembre ha dejado un saldo de al menos una treintena de muertos y daños materiales de diversa magnitud.

Aunado a esto, tanto el organismo y el presidente Peña Nieto pidieron a la población estar atentos a las réplicas del sismo.

Como manera preventiva y para la revisión de los inmuebles, se suspendieron clases el día de hoy en la Ciudad de México, Estado de México, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz y Tabasco.

 

 

 

 

 

 

¿Qué eran las extrañas luces que se vieron en el cielo durante el sismo?

Las luces que iluminaron el cielo de la Ciudad de México durante el sismo de 8.4 grados son un fenómeno natural producto de la carga electromagnética que generan las rocas al colapsarse durante el terremoto.

Los terremotos ocurren cuando las placas tectónicas (enormes secciones de la tierra que se extienden a lo largo de los continentes y que cubren el planeta en forma de rompecabezas) se frotan entre sí. A veces incluso chocan de frente, es decir, mientras se mueven en sentidos opuestos.

Friedemann Freund, un científico de la NASA, descubrió en 2001 que “si el nivel de estrés (entre las rocas) es alto, aparecen cargas electrónicas que transforman momentáneamente la roca aislante en un semiconductor”. Los semiconductores son materiales que tienen un nivel de conductividad eléctrica –entre el de un metal y un aislante– y se utilizan para fabricar transistores.

“Estas cargas (eléctricas) no son fáciles de medir. Se mueven con una velocidad impresionante, tan alta como 300 metros por segundo”, dijo. Al medir las propiedades semiconductoras de las rocas, Freund pudo demostrar que “cuando las rocas se aprietan, las cargas (eléctromagnéticas) se despiertan y fluyen (hacia afuera) del volumen de roca en el que se generaron".

“Cuando las piedras de la corteza terrestre crecen y se doblan bajo el ataque de las fuerzas tectónicas, las cargas (electromagnéticas) que están latentes en ellas son liberadas y dan lugar a una deslumbrante variedad de fenómenos que incluso son parte del folclore de los terremotos en varias regiones del mundo”, dijo Freund.

“Estos fenómenos van desde señales eléctricas y magnéticas anómalas, hasta luces de terremotos que iluminan las cimas de las montañas y generan un extraño comportamiento en los animales”.

“Es sorprendente y reconfortante que muchos fenómenos aparentemente inconexos o incluso inexplicables que apuntan a la inminente actividad sísmica parecen tener sólo una causa: el despertar y la propagación de cargas normalmente latentes en las rocas más profundas de la Tierra", dijo.

“Es demasiado pronto y, de hecho, no es aconsejable esperar que los terremotos pronto llegarían a ser predecibles más allá de la probabilidad estadística que es actualmente el estado de la técnica”, dijo Freund. “Pero un día, aprenderemos a leer las señales que la Tierra inquieta emite antes de que las rocas se rompan con una fuerza mortal”.

 

 

 

¿Qué hacer antes, durante y después de un sismo?

La frecuencia de los sismos en el país y la cantidad de zonas vulnerables, exigen que se tomen medidas preventivas que puedan mitigar o reducir los efectos de estos fenómenos.

Los accidentes personales más comunes son consecuencia de:

•             Derrumbes parciales de edificios, que provocan caída de muros divisorios, cornisas, marquesinas, falsos plafones y unidades de iluminación.

•             Caída de vidrios rotos de ventanas.

•             Caída de libreros, muebles y otros enseres, en el interior de los inmuebles.

•             Incendios.

•             Caída de cables de energía eléctrica.

•             Actos humanos provocados por el pánico (por ejemplo salir corriendo a la calle, empujar a otros, etc).

•             Una persona puede disminuir los peligros a que están expuestos ella y su familia, aprendiendo qué hacer en caso de sismo.

 

¿Cómo prepararse?

Se debe estar atento a las unidades de Protección Civil o a las autoridades locales para recibir indicaciones sobre:

•             Si la zona en la que vive puede ser afectada por movimientos sísmicos intensos.

•             Cuáles son las medidas de protección que debe tomar en su casa o centro de trabajo en caso de sismo.

•             Cómo puede colaborar con las brigadas de auxilio si tiene interés en capacitarse para participar al presentarse esta situación.

•             Tenga a la mano radio de baterías, linterna y documentos personales.

 

Asegúrese de que su casa o lugar de trabajo corran el menor riesgo:

•             Solicite el servicio de un ingeniero, de un arquitecto o de un maestro de obras para detectar las partes más vulnerables de su casa ante un sismo, e identificar los lugares más seguros en los que pueda protegerse.

•             Haga revisar periódicamente y reparar, si es el caso, las instalaciones de gas y electricidad para que siempre se encuentren en buen estado.

•             Prepare, estudie y practique con su familia o con sus compañeros de trabajo, un plan para utilizarlo en caso de sismo.

•             Instruya a todos los miembros de su familia acerca de cómo y dónde se desconectan los suministros de gas y electricidad.

•             Integre un botiquín de primeros auxilios.

•             Tenga a la mano los números telefónicos de emergencia de la Cruz Roja, Protección Civil hospitales, bomberos, policía, etc.

•             Acuerde con sus familiares el domicilio de una persona conocida fuera de la zona donde usted vive, para comunicarse o reunirse ahí, en caso de que llegaran a separarse.

•             Póngase de acuerdo sobre qué hará cada miembro de la familia o cada compañero de trabajo en caso de sismo.

•             Coloque los objetos grandes y pesados en anaqueles o lugares bajos.

•             Fije a la pared cuadros, espejos, roperos, armarios, libreros y estantes. Evite colocar objetos pesados en la parte superior de éstos.

•             Asegure firmemente al techo las lámparas y los candiles.

•             Es conveniente que usted conozca la profesión o actividad laboral de sus vecinos o compañeros de trabajo, por si llegara a necesitar ayuda.

•             Organice simulacros periódicamente, con el objeto de que cada miembro de la familia sepa qué hacer durante el sismo, y solicite a la unidad interna de Protección Civil que también se realicen en su lugar de trabajo.

•             Localice lugares seguros en cada cuarto: bajo mesas sólidas, escritorios resistentes, paredes de soporte o marcos de puertas con trabes. Refuerce esta información haciendo que cada miembro de la familia elija uno de esos lugares para protegerse.

•             Identifique los lugares peligrosos de su vivienda para alejarse de ellos, tales como ventanas donde los vidrios podrían estrellarse, libreros u otros muebles que puedan caer.

•             Identifique las rutas de evacuación y manténgalas libres.

 

 

Las recomendaciones que debemos de seguir durante el sismo son las siguientes:

•             Mantenga la calma y ubíquese en las zonas de seguridad del lugar en que usted se encuentre al momento del sismo y procure protegerse de la mejor manera posible, permaneciendo donde está. La mayor parte de los heridos en un sismo se ha producido cuando las personas intentaron entrar o salir de las casas o edificios.

•             Párese bajo un marco de puerta con trabe o de espaldas a un muro de carga.

•             Hágase “bolita”, abrazándose usted mismo en un rincón; de ser posible, protéjase la cabeza con un cojín o cobertor.

•             Manténgase alejado de ventanas, espejos y artículos de vidrio que puedan quebrarse.

•             Evite estar bajo candiles y otros objetos colgantes.

•             Manténgase retirado de libreros, gabinetes o muebles pesados que podrían caerse o dejar caer su contenido.

•             Retírese de estufas, braseros, cafeteras, radiadores o cualquier utensilio caliente.

•             Si se encuentra en un edificio, permanezca donde esté; no trate de utilizar los elevadores ni las escaleras durante el sismo.

•             Conserve la calma.

•             Si se encuentra en el exterior, busque ahí un refugio. Asegúrese de estar a salvo de cables, postes, árboles y ramas, escaleras exteriores, edificios con fachadas adornadas, balcones, aleros, chimeneas, macetas y de cualquier otro objeto que pueda caer, especialmente si se encuentra en una zona urbana, así como en zonas de edificios de muchos pisos cuyas ventanas y fachadas pueden esparcir escombros peligrosos sobre las calles.

•             Si se encuentra en su vehículo, maneje serenamente hacia un lugar que quede lejos de puentes o postes de luz y estaciónese en un sitio fuera de peligro.

•             En lugares públicos y llenos de gente (cine, teatro, metro, estadio, salón de clases) no grite, no corra, no empuje; salga serenamente si la salida no está congestionada; en caso contrario, permanezca en su propio asiento, colocando los brazos sobre la cabeza y bajándola hacia las rodillas.

•             En el caso del Metro o sistema de transporte subterráneo, mantenga la calma y siga las indicaciones del personal de vigilancia. Tome en cuenta que la estructura del sistema de transporte ferroviario ofrece seguridad.

•             De ser posible, cierre las llaves del gas, desconecte la alimentación eléctrica. Evite prender cerillos o cualquier fuente de incendio.

•             En caso de haber quedado atrapado, conserve la calma y trate de comunicarse al exterior golpeando con algún objeto.

•             Verifique si hay lesionados y, de ser necesario, busque ayuda médica.

•             No utilice los elevadores y sea cauteloso con las escaleras; podrían haberse debilitado con los sismos.

•             Evite pisar o tocar cualquier cable caído o suelto.

•             Efectúe una revisión cuidadosa de los daños; si son graves en elementos verticales (columnas y/o muros de carga), no haga uso del inmueble.

•             No encienda cerillos, velas, aparatos de flama abierta o eléctricos, hasta asegurarse que no haya fugas ni problemas en la instalación eléctrica o de gas.

•             En caso de fuga de gas o agua, repórtelas inmediatamente.

•             Si hay incendios, llame a los bomberos o a las brigadas de auxilio.

•             No consuma alimentos y bebidas que hayan estado en contacto con vidrios rotos, escombros, polvo o algún contaminante.

•             Limpie inmediatamente los líquidos derramados, tales como medicinas, materiales inflamables o tóxicos.

•             Use el teléfono sólo para reportar una emergencia.

•             Encienda la radio para mantenerse informado y recibir orientación.

•             Cuando abra alacenas, estantes o roperos, hágalo cuidadosamente porque le pueden caer objetos encima.

•             No propague rumores ni haga caso de ellos, porque desorientan a la población.

•             Atienda las indicaciones de las autoridades o de las brigadas de auxilio.

•             Efectúe con cuidado una revisión completa de su casa.

•             Como medida ante cualquier riesgo, empaque previamente, sus documentos personales: actas de nacimiento, matrimonio, escrituras, documentos agrarios, cartillas, CURP, etc., en bolsas de plástico bien cerradas, guardadas en mochilas o morrales que pueda cargar de tal manera que le dejen libres los brazos y las manos.

•             Al salir, hágalo con cuidado y orden; siga las instrucciones de las autoridades o de las brigadas de auxilio.

•             Esté preparado para futuros sismos, también llamados réplicas. Generalmente son más débiles, pero pueden ocasionar daños adicionales.