Cómo vencer la timidez

6

Por Laura Botas

Para muchas personas la timidez es un obstáculo para conseguir sus metas personales y profesionales. Algunas personas piensan que alguien que es vendedor o conferenciante o profesor o que trabaja en televisión no tienen ningún problema de timidez, muchos son o eran muy tímidos, sin embargo han tenido que luchar contra esta timidez.

No es que sea malo ser tímido lo que pasa es que te limita en determinados aspectos profesionales y sociales. La timidez implica sentirse un poco asustado cuando hay gente alrededor, especialmente si las personas son desconocidas. Es algo que puede pasarnos a todos, aunque a algunos les pasa con mucha frecuencia y se sienten incómodos cuando están con personas con las que no tienen confianza o en grupos numerosos.

Pero hay que ser consciente de algo importante: ser tímido no implica fobia social ni nada por el estilo. De hecho, muchas personas tímidas quisieran ser capaces de superar esa timidez. En ambos casos se pueden sentir las mismas cosas: ganas de huir, temor, nerviosismo, etc… pero cuando se trata de una fobia social, esos síntomas son tan fuertes que hacen que la persona evite exponerse a las situaciones temidas entonces se recluyen, en cambio una persona tímida, puede pasarla mal, pero eso no impide que se pueda seguir exponiendo sin que eso dañe su salud.

Características de las personas tímidas

La apariencia: Como quieren pasar desapercibidas, lo que procuran es vestirse con ropa que no llame la atención, usan colores discretos, neutros o muy oscuros y pocos accesorios o nulos.

La voz. Las personas tímidas son discretas. Lo primero que hacen es bajar la voz, en general hablan más despacio o no acaban las frases, en cuanto a la entonación es muy neutra, muy monótona, y articulan de forma que casi no se les entiende lo que dicen.
En cuanto a El lenguaje corporal: Tienen pocas o nulas actitudes cálidas, son serias y pueden parecer antipáticas o presumidas porque que no muestran apertura hacia los demás. En cuanto a los espacios, tienden a quedarse en los rincones o en las últimas filas en los restaurantes.

La buena noticia es que, lo puedes ir controlando, y ser capaz de actuar como una persona abierta y sociable en el momento en que lo necesites. Para superar la timidez se necesita fuerza de voluntad, constancia y, sobre todo, no desalentarnos. Tarde o temprano, conseguirás dominar esa timidez. Date cuenta que puedes verte bien.
Recomendaciones para superar la timidez

  1. Pon el foco hacia el exterior: La timidez provoca ensimismamiento. Las personas tímidas suelen sentir que no tienen nada que decir porque que no tienen algo increíble que contar o no pueden ser el centro de la fiesta.
    Para superar la timidez es necesario deshacerse de este pensamiento, hay que olvidarse de eso de “yo no puedo” y centrarse en lo que pasa fuera. El mejor conversador no siempre es el que más habla, sino el que mejor escucha y hace las preguntas adecuadas. ¿Te da vergüenza hablar? ¡Pues que hablen los demás! Inicia un tema de actualidad o simplemente, dale al otro la oportunidad de hablar sobre sí mismo.
  2. Prepara lo que vas a decir o preguntar: No es fácil iniciar una conversación o improvisar una pregunta. Práctica iniciar una conversación, prepara algunas preguntas o temas de conversación. Recordar lo que las personas han dicho en ocasiones anteriores también ayuda a relacionarse con gente que has visto ya. Es una buena forma de dar un primer paso para vencer la timidez.
  3. Envía las señales adecuadas: Superar la timidez, no solo es hablar. Las personas tímidas pueden parecer como gente hostil y distante, e incluso inaccesible. Eso es una cuestión de actitud. ¿Sabías que, según un estudio de la Universidad de Aberdeen en Escocia, hay un 86% de posibilidades de que un extraño entable una conversación contigo si tú le sonríes? Así de sencillo, sonríe y déjate llevar. Para abrir la comunicación es recomendable mostrar las manos hacia adelante para acercarte, y no desviar o bajar la mirada y especialmente cuando hablas y ten una sonrisa abierta.
  4. Ayuda a otros a superar la timidez: Desde fuera es mucho más fácil observar lo que ocurre y encontrar un punto de vista más claro. Ayudar a otro nos da la oportunidad de salir de ese ensimismamiento y descubrir que es más fácil de lo que parece. Sin querer, nos encontraremos haciendo eso que pensábamos que no éramos capaces de hacer por falta de naturalidad o de convicción .
  5. Aprende a manejar la ansiedad: La timidez es un tipo de ansiedad social. Relajarse y aprender a confiar en uno mismo es fundamental para manejar efectivamente la situación. Puedes probar diferentes técnicas de relajación, una que te resulte fácil.

La ventaja es que si tú aparentas esta apertura y esta cordialidad, los demás vendrán a buscarte y querrán relacionarse contigo, porque tú ya inspiras esta cordialidad. Además no eres tú el que tienes que dar el primer paso o tomar la iniciativa que tanto cuesta a los tímidos. Hacer esto es realmente útil porque vas recibiendo la retroalimentación de los demás y poco a poco vas a ir adquiriendo seguridad.