Con el T-MEC reparar tu smartphone o instalarle una ROM será delito en México

961
La Red en Defensa de los Derechos Digitales advierte que el T-MEC contiene candados digitales que van en contra de la libertad del usuario. // Foto Internet.

Instalar una ROM personalizada, descargar y usar software que no provenga del mismo proveedor, y hasta reparar un teléfono, pasa por romper un candado digital (también conocido como DRM), lo que ahora está expresamente prohibido en la Ley Federal de Derecho de Autor.

De acuerdo a la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), con nuevo acuerdo comercial T-MEC, se restringiría la elusión de medidas tecnológicas de protección (DRM), los llamados candados digitales.

Los candados digitales son medidas tecnológicas de protección que usan fabricantes o desarrolladores de hardware para sus derechos de autor queden protegidos. De esta forma los usuarios no pueden hacer copia de la información que los sistemas contienen y tampoco pueden acceder al código del software.

El problema es que romper candados es parte del proceso para reparar un equipo, actualizar un dispositivo que ha sido descontinuado por el fabricante, o impedir que un dispositivo recabe información del usuario.

El director de la organización, Luis Fernando García, explicó que hay razones para que las personas eludan a esta medida de protección como son la copia de un DVD, examinar el código de un programa, o hasta instalar o desinstalar software de dispositivos, entre muchas otras.

Estos candados limitan el uso que las personas pueden darle a sus dispositivos, ya que violarían derechos de autor. Estas restricciones, sólo benefician a los fabricantes y va en contra de la libertad del usuario, señaló el director de R3D.

Algunos ejemplos que pone la Red en Defensa de los Derechos Digitales son:

  • Pequeños negocios independientes de reparación de aparatos de todo tipo crecientemente necesitan eludir candados digitales para poder ofrecer sus servicios, fomentar la competencia y evitar monopolios de refacción por parte de los fabricantes.
  • Consumidores, agricultores, y otros usuarios de tecnología dependen de la elusión de candados digitales para poder reparar sus automóviles, tractores, computadoras, impresoras, teléfonos y cualquier dispositivo de su propiedad, por sí mismos o mediante negocios que puedan ofrecer dichos servicios competitivamente.

Tenemos derecho reparar, dar mantenimiento y modificar los aparatos, dispositivos y vehículos de nuestra propiedad”, indicó García.

Mientras tanto, organizaciones civiles ya confirmaron que impulsarán que el tema llegue hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la última instancia que puede echar atrás las reformas. Por ahora, lo único que falta para que entren en vigor es que sean publicadas por el presidente.

Te recomendamos

Con información de Infobae