#ConValorYConVerdad | Apoyos sí, pero cárcel también

#ConValorYConVerdad | Apoyos sí, pero cárcel también

Suena inocente -por decirlo elegantemente,- que el Gobierno Federal les catafixie cuatro o hasta siete mil pesos por familia, por dejar el jugoso negocio del huachicol.

Pretende el Presidente Andrés Manuel López Obrador invertir tres mil millones de pesos en 91 municipios, para evitar que los ciudadanos ordeñen los ductos de Pemex. Vale la pena recordar que este negocio ilícito provoca pérdidas al Estado del orden de noventa mil millones de pesos al año.

Claro, la denominada Cuarta Transformación pretende atacar de raíz el problema: acabar con el abuso por la maldita necesidad y pobreza, para así  intentar darle un golpazo a los industriales de los grandes corporativos (ilegales) que expenden combustible.

¿Quién se puede oponer a que un gobierno saque de la miseria  a su gente? ¿Quién podría ir en contra de la idea de posar a los abusados, para combatir una fórmula de corrupción? ¿Cómo oponerse a la declaración de guerra contra un grupúsculo que se ha enriquecido de manera descarada?

Pero de nada servirá todo este esfuerzo si no se combate la impunidad. La bronca de México, y el origen de todos nuestros males, es que aquí el que la hace no la paga. Es decir, apoyamos los apoyos sociales, pero que metan a la cárcel a los gasolineros que compraban Premium robada.

Bienvenidas las pensiones a adultos mayores, pero que se investigue a Romero Deschamps; adelante con la pensión a las personas con discapacidad, pero que vivan las rejas los alcaldes y gobernadores metidos en el negociazo.

Sí a las tandas para el bienestar, pero que regresen su fortuna -mal habida- los ex funcionarios cómplices que trabajaban en la torre ejecutiva de Marina Nacional.

Todos los mexicanos sabemos que la entrega de apoyos y programas en zonas huachicoleras es una estrategia complementaria, a la vigilancia y reforzamiento de los ductos, que buscan evitar más situaciones como la que sucedió aquel viernes trágico, y que le quitó la vida a casi cien personas, pero de nada servirá la inversión histórica si no logramos que la pague, quien la hace.

*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.libertas.com.mx