Crisis política en Perú por indulto a Fujimori

7
Fujimori
Crisis política en Perú por indulto a Fujimori

El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, que acaba de evitar su destitución, vive una nueva crisis ante la renuncia de congresistas afines y protestas tras el indulto otorgado al exgobernante Alberto Fujimori, que cumplía una pena de 25 años por delitos de lesa humanidad.

Las reacciones al indulto y gracia presidencial a Fujimori mostraron ayer un Perú polarizado, dividido entre los simpatizantes del fujimorismo —mayor fuerza política del país— y la indignación de sus detractores, desde cuyas filas se planea incluso impugnar la medida ante tribunales internacionales.

“Lo sucedido no garantiza estabilidad, estamos avanzando hacia una nueva inestabilidad”, aseguró a la AFP el analista Mirko Lauer.

El contexto de la decisión de Kuczynski, tres días después de evitar ser destituido por el Congreso, acusado de mentir por no revelar asesorías a la brasileña Odebrecht, alimentó la furia del antifujimorismo.

  • El Dato: El indulto provocó también el rechazo de familiares de 25 víctimas asesinadas por escuadrones de la muerte del ejército durante el régimen de Fujimori.

Sólo dos parlamentarios de Peruanos por el Kambio, de un total de 18, estuvieron de acuerdo con la decisión del presidente. “El resto nos reuniremos este miércoles para ver qué hacer con la bancada. Ahora varios están fuera de Lima debido a la Navidad”, aseguró a El País un diputado del partido oficialista.

El fracaso de la moción para destituir a Kuczynski el pasado jueves puso de relieve los desencuentros entre los hermanos Keiko y Kenji Fujimori y abrió la puerta para la liberación de su padre.

Kenji Fujimori desobedeció la orden del partido que lidera su hermana y no votó por la destitución, sino que se abstuvo. Lo apoyaron otros nueve legisladores de Fuerza Popular, lo que hizo fracasar la moción que impulsaba Keiko cuyo partido controla el Congreso. Peruanos estiman que Kenji apoyó a Kuczynski para favorecer un indulto a su padre.

Si la destitución hubiese sido aprobada, Keiko habría ampliado su base de poder. Pero ella aparentemente no quiere ver libre a su padre, pues podría disputarle el liderazgo político, según analistas. “Es evidente que ha habido un canje de vacancia presidencial (destitución) por indulto”, subrayó Lauer.

Esa percepción enciende la mecha de las protestas, que convocan a ciudadanos de a pie de diversas tendencias políticas.

El legislador oficialista Juan Sheput defendió el indulto y llamó a la reconciliación entre la clase política enfrentada, en especial desde que Kuczynski asumió el poder en julio de 2016, cuando venció en las urnas a Keiko Fujimori, convertida hoy en líder de la oposición.

“El fondo del asunto que motiva al gobierno es el que tiene que ver con la reconciliación nacional, no podemos seguir peleándonos a diestra y siniestra sobre la base de un antifujimorismo y un fujimorismo”, indicó Sheput a la televisora N.

Exmandatario está internado en hospital

El expresidente Fujimori, de 79 años, pasó su primera noche en libertad, hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos de la clínica peruano-japonesa, donde se halla desde el pasado sábado por una hipotensión y arritmia cardíaca.

Fujimori permanecerá internado varios días hasta que se recupere y pase una serie de exámenes, según su médico de cabecera, Alejandro Aguinaga.

“Está en la unidad de cuidados intensivos y evoluciona favorablemente”, explicó el médico de Fujimori. “El tiempo que se quedará no lo puedo decir”, acotó Aguinaga.

Una junta médica recomendó la liberación de Fujimori, condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato por las masacres de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), cometidas por el Grupo Colina, el destacamento del Ejército que ejecutaba ejecuciones extrajudiciales que hacía pasar como operaciones de lucha contrasubversiva, por padecer una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable.

El informe médico “ha determinado que el señor Fujimori padece de una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable y que las condiciones carcelarias significan un grave riesgo a su vida, salud e integridad”.

Fuente: www.razon.com.mx