Cuando pierdes el avión y decides bailar para hacer corta la espera

Katie Gould salió corriendo de su casa, se subió al primer taxi que encontró pero cuando miró el reloj supo que su misión era prácticamente imposible. Llegó corriendo a la sala de embarque del aeropuerto de Atlanta (Estados Unidos), soñando con un milagro, con un retraso de algunos minutos de su vuelo o algo que le diera esperanza de no perder el viaje. Pero se encontró con una empleada que le dejó bien en claro las cosas: el avión ya había despegado y el próximo partía dentro de cuatro horas.

Cualquiera se hubiera enojado, hubiera discutido con la empleada de la aerolínea, pero ella se lo tomó con naturalidad. Tal vez no era esta la primera vez que le ocurría, entonces supo de inmediato qué era lo que tenía que hacer para sobrellevar las cuatro horas de espera aburridísima en el aeropuerto.

Sacó su celular y, con su gato en brazos, empezó a recorrer el aeropuerto. A medida que encontraba un lugar que le llamaba la atención, apoyaba el teléfono en el piso, prendía la cámara y comenzaba a grabar sus pasos de baile.

Salas de espera, pasillos, baños, escaleras mecánicas y hasta el tren interno del aeropuerto, todos eran lugares aptos para que Katie se pusiera a bailar y con mucho talento por cierto. Una vez terminado, lo compartió en las redes con un divertido texto: “Perdí mi vuelo y faltaban 4 horas para el siguiente, así que esto es lo que hice”.

Minutos después de publicar su video en su cuenta de Twitter, el mensaje explotó. 8 mil retuits, 52 mil me gusta, más de 800 comentarios y más de 1 millón de reproducciones. Todo esto en apenas un día en las redes sociales.

Tanto éxito tuvo que desde la cuenta del aeropuerto de Atlanta le respondieron (“amamos tu espíritu, Katie”) y luego replicaron el clip de dos minutos que la joven estudiante de leyes había publicado. Todos en las redes felicitaron su buena onda y su gran capacidad para bailar.

“Cuando la vida te da limones … ¡Improvisa y baila como el mundo está mirando! Bien hecho @katiemgould”, fue uno de los tantos comentarios que recibió la joven, que tuvo su merecido momento de fama.

Fuente: Clarín

Te recomendamos

Beer pong en modo difícil