#DelReportero | Arde, combate a huachicoleros

#DelReportero | Arde, combate a huachicoleros

El presidente México comentó que anunciar un plan alertaría a los involucrados sobre las acciones de gobierno contra el robo de combustible.

AMLO pide paciencia sobre bajar precios de combustibles
Robo de combustibles fuera de control: Cárdenas
Combustibles en Puebla se incrementaron en más de cuatro pesos

Por todo lo que implica y porque la próxima semana será tipificado como delito grave el robo de combustibles, lo que haga la autoridad será poco para combatirlo, pero tampoco hay justificación para afectar a cientos de miles de usuarios y poner en riesgo a la planta productiva.

Fue como echarle gasolina al fuego y por la solución, la ciudadanía está que “arde” contra el gobierno federal.

La gestión de Andrés Manuel López Obrador, a través de Petróleos Mexicanos, puso en marcha el cierre de ductos para combatir el robo de combustible, medida que provocó el desabasto de gasolina en nueve entidades del país, incluyendo la Ciudad de México, y no hay fecha para cuando resolver la escasez.

El doctor Enrique Gutiérrez Márquez, director del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, señaló que el presidente y el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tienen claro que el bono democrático y electoral que obtuvieron con la gran base de apoyo del 1 de julio pasado se puede acabar relativamente pronto, por lo cual impulsan la mayor cantidad de iniciativas para generar un impacto positivo en el corto y mediano plazos.

Por esta razón tratan de generar modificaciones legislativas que deriven en políticas públicas e iniciativas para combatir el huachicoleo, ya que pueden tener un impacto positivo en medios y en la percepción de la ciudadanía.

“Esa urgencia por generar un gobierno y un discurso distinto puede expresarse, hasta cierto punto, en la toma de decisiones un tanto apresuradas que han desencadenado problemas en comunicación, mismos que podrían convertirse en caldo de cultivo para la paranoia social”, explicó el académico sobre la crisis que desabasto que padece la tercera parte de entidades en el país, pero que ha generado psicosis de la Ciudad de México.

En el análisis de Gutiérrez Márquez hay elementos trascedentes a considerar.

Explicó que las fallas en la forma de operar y comunicar, independientemente de que las iniciativas sean positivas, han impedido que el mensaje de gobierno llegue.

“Informar a la población que este caso va más allá del desabasto y que de fondo está el combate a una red de complicidades en la que posiblemente están involucrados funcionarios de Pemex, empresarios, el sindicato petrolero y el crimen organizado” ha dado resultados secundarios con consecuencias delicadas para las instituciones públicas.

Comentó que anunciar un plan alertaría a los involucrados sobre las acciones de gobierno contra el robo de combustible.

“Es tal la red de complicidades que en términos de estrategia me pregunto si puedes avisar previamente qué vas contra ellos”, la respuesta por supuesto es: no.

Como las propias autoridades federales y algunas estatales, porque los opositores han alentado la crítica y la discordia a las medidas de cerrar ductos, el investigador llamó a la mesura, a no entrar en pánico ni en desesperación, y a preguntarse si sale más caro el combate a la corrupción o mantener el tejido vicioso que han provocado pérdidas por 60 mil millones de pesos.

Recordó que el sexenio de Enrique Peña Nieto dejó un déficit en indicadores económicos, derechos humanos, temas de seguridad pública y violencia, muchos de ellos vinculados a la corrupción, como es la explotación de ductos de Pemex y peor aún, sacar de las refinerías el combustible para comercializarlo de manera irregular en la propia red de distribución y la venta a grandes empresas con flotillas de unidades móviles.

“En cualquier sistema medianamente democrático, bajo la sospecha de que funcionarios públicos han estado vinculados en hechos de corrupción, empezando por el presidente, se les hubiera separado del cargo para iniciar investigaciones. Si tenemos ese marco de referencia, el gobierno de López Obrador tiene muchos frentes abiertos: unos que vienen de administraciones anteriores y otros que el gobierno actual se ha encargo de abrir”, concluyó.

Queda claro a los mexicanos que el huachicol es un problema grave que se debe combatir, lo que no se acepta es que sea a cualquier precio y menos si afecta directamente a cientos de miles que deben trasladarse cotidianamente a sus centros de trabajo o de estudio.

Hoy el gobierno federal enfrenta, a 40 días de iniciada la gestión, una de las mayores crisis y todo por combatir un delito que será hasta la próxima semana cuando se tipifique como grave, por ahora el robo de combustible así genere miles de millones de pesos se sanciona apenas con multas y no con penas corporales.

Los involucrados en el crimen organizado dedicado al robo de combustibles tienen que pagar, pero los ciudadanos, como diría el clásico, se preguntan “y yo ¿por qué?”.

El gobierno de López Obrador tiene que resolver pronto la crisis y sancionar severamente a los responsables o también pagará con altos costos las consecuencias.

En este momento, el problema de desabasto de combustibles, está que arde.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0