#DelReportero | De Poder A Poder

#DelReportero | De Poder A Poder

La reciente confrontación de los Poderes Ejecutivo y Judicial, con el apoyo de los senadores de la oposición, ha puesto nervioso a más de uno de los p

#DelReportero | Poderes federales
#DelReportero | A debatir, no a callar
El Informe

La reciente confrontación de los Poderes Ejecutivo y Judicial, con el apoyo de los senadores de la oposición, ha puesto nervioso a más de uno de los participantes y observadores de la política mexicana.

Primero, porque no están acostumbrados, es nuevo, pero tendrán que hacerlo porque ese estilo de no quedarse callado es el del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador.

Segundo, porque lo que empezó por una disputa por los altos salarios que perciben los integrantes del Poder Judicial, es un tema de preservar privilegios e intereses, aunque se presente como una agresión a la independencia de los administradores de la justicia federal.

Y tercero, porque aparecen los nubarrones de la corrupción sobre los impolutos jueces, magistrados y ministros acostumbrados a recibirlo todo y hacer del suyo un espacio para el nepotismo.

Esta historia no ha concluido y puede escalar aún más.

Por lo pronto, el presidente López Obrador canceló su asistencia a la comida que se ofrecerá hoy al término del informe del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Funcionarios del Poder Judicial de la Federación (PJF) revelaron que ni el presidente ni integrantes de su gabinete asistirán al evento que se celebra cada año.

López Obrador asistirá al informe de labores que el ministro Luis María Aguilar rendirá este día, donde se prevé un mensaje sobre la importancia de la división de poderes.

De suceder, será la primera vez, desde hace 18 años, que un presidente de la República no asista a la comida ofrecida por los ministros.

Todo en medio del conflicto formal entre el poder Judicial, López Obrador y el Senado por la Ley de Remuneraciones, la cual prohíbe a funcionarios públicos ganar más que el presidente.

Buscando limar asperezas y un punto de acuerdo, ayer diputados del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y ministros de la Corte sostuvieron una reunión en la que se acordó que será el poder Judicial quien defina el monto de salarios y que la reducción sólo aplicará para futuros nuevos integrantes.

Los ministros adelantaron a los legisladores que hicieron efectivo el ofrecimiento de reducir en 5 mil millones de pesos el gasto del Poder Judicial para 2019.

El coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado, señaló que durante un desayuno al que convocó el presidente de la Corte, Luis María Aguilar, se garantizó por ambos que se aplicará la disposición transitoria de la reforma Constitucional de 2009, en la que se prevé que los ministros electos a partir de 2010 entrarían en la dinámica de reducción de salarios para que nadie gane más que el presidente de la República.

Luego entonces si habrá ajustes, pero no serán generales y es un acuerdo en principio, hay que estar atentos a lo que decida el presidente, porque la voz de López Obrador también cuenta.

Un ejemplo de que esta riña de callejón no está concluida, lo es que la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República impugnó la suspensión a la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos concedida por un ministro de la Corte.

El argumento del Consejero Jurídico, Julio Scherer, es que, conforme al artículo 105 de la Constitución, la admisión de una acción de inconstitucionalidad en contra de una ley no debe dar lugar a la suspensión de la misma.

“(Se) interpuso recurso de reclamación en contra de la suspensión otorgada, por considerar que el artículo 64 de la Ley Reglamentaria de las fracciones I y II del artículo 105 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos expresamente indica que la admisión de una acción de inconstitucionalidad no da lugar a la suspensión de la norma cuestionada”, se informó.

Hasta ahí todo lo formal y lo que se ha hecho público, pero hoy vale retomar la columna Estrictamente Personal de este 12 de diciembre de Raymundo Riva Palacio, titulada la Rebelión de las Togas donde explica “el choque entre poderes del Estado mexicano que se está dando en este país, es más profundo de lo que se ve. Hay una mezcla de intereses que se están moviendo detrás, no sólo por la defensa de sus privilegios, como lo afirma el presidente Andrés Manuel López Obrador, sino por un desafío directo a su Presidencia por parte del sector conservador dentro del máximo tribunal que busca, si no le alcanza para boicotear, estorbar.

“La cabeza de la rebelión de las togas es el presidente de la Corte, Luis María Aguilar, quien llegó a esa posición en enero de 2015, tras derrotar a Arturo Zaldívar en 32 votaciones, y que utilizó como instrumento de choque al ministro Alberto Pérez Dayán.

“El ministro Pérez Dayán detonó el conflicto el viernes pasado al ordenar la suspensión de la Ley de Remuneraciones de Servidores Públicos, tras un recurso de inconstitucionalidad presentado por senadores de oposición, quienes argumentaron que la ley violaba los artículos 75 y 127 constitucionales.

“La respuesta de López Obrador y de los coordinadores parlamentarios de Morena, provocaron que el desafío de los jueces contra el presidente se expresara con protestas en 30 estados este lunes, afirmando que la decisión de recortar salarios afectaba la autonomía del poder Judicial y dañaba el equilibrio de poderes. La paradoja es que Pérez Dayán mismo, violó la ley que dice defender”.

El influyente periodista explica que el ministro Pérez Dayán no tenía la facultad para suspender la Ley de Remuneraciones de Servidores Públicos. “En acciones de inconstitucionalidad no procede la suspensión de la norma”, dijo un experto.

En el fondo, hay una verdadera lucha entre ministros conservadores y liberales por el poder en la Corte, por ello la beligerancia para frenar las intenciones de López Obrador, quien ha conseguido un amplio respaldo social en su crítica por los elevados salarios y privilegios del Poder Judicial.

“De la correlación de fuerzas dentro de la Corte se puede argumentar que el ministro Aguilar buscaría impedir que Zaldívar fuera electo presidente, y garantizar a un conservador como su sucesor. También se puede apreciar un choque de posiciones dentro del equipo de López Obrador, entre Sánchez Cordero, que estaría por la opción conservadora, y el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, que respalda a Zaldívar.

“El estruendoso ruido por el choque entre poderes está ocultando las intrigas dentro de la Suprema Corte y el intento del ala conservadora de cruzársele al presidente, para impedir que comience a construir un tribunal acorde con su proyecto de nación.

“La confrontación no sólo es por la autonomía, sino ideológica y política, afrontando a López Obrador”.

En medio de esta vorágine, el caso Puebla y su gubernatura quedó implicado, pero no es más que una raya al tigre, lo importante es la lucha que se está dando por un poder independiente y autónoma que está retando al presidente mexicano, quien consiguió 32 millones de votos y tiene un 70 por ciento de aceptación.

La lucha va en serio.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0