#DelReportero | El huachicol, una bomba de tiempo

#DelReportero | El huachicol, una bomba de tiempo

Momentos de riesgo se vivieron ayer en la zona nororiente de la capital poblana por una fuga de combustible de una toma clandestina de gas licuado de petróleo.

Tensión por fuga de gas en Tres Cerritos
Reportan fuga de gas en Parque Industrial Chachapa
Sella Pemex fuga de gas en Villa Frontera, informa PC

Los momentos de riesgo que se vivieron ayer en la zona nororiente de la capital poblana por una fuga de combustible de una toma clandestina de gas licuado de petróleo pueden volver a repetirse ante una realidad contundente: el huachicol está desbordado.

El saldo fue blanco, afortunadamente, pero la zozobra para quienes salieron en cobijas en la madrugada de sus casas permanece en la mente de miles de poblanos que habitan esa zona densa de la capital por donde pasan ductos de Pemex.

Quienes por distintas razones hicieron caso omiso de los reglamentos oficiales que prohíben la construcción de viviendas sobre ductos de Pemex o torres de alta tensión de energía eléctrica, viven en un riesgo constante ante la amenaza de la ordeña de combustibles y más cuando se tienen cifras oficiales al respecto.

Por ejemplo, la industria del gas licuado de petróleo (LP) en Tlaxcala, Puebla y Veracruz tiene pérdidas mensuales de 40 millones de pesos por el robo de 2 mil 285 toneladas de este combustible que el crimen organizado perpetra en el ducto de Pemex que pasa por la zona.

El volumen de gas LP robado aumentó en un año de 5 a 15% del total que se transporta, informórecientemente Octavio Pérez Salazar, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP y Empresas Conexas (Amexgas).

“Más que el volumen, preocupa la rapidez con la que ha crecido este ilícito en la zona, que además se extiende hacia otros estados vecinos”, señaló y llega a ser tan preocupante que en este año hay ordeña de gas LP en Oaxaca y Tabasco.

Ante las estrategias de seguridad de Pemex al cerrar los ductos de gasolinas en la zona, el crimen organizado migró al robo de gas LP.

El kilo de combustible robado se vende hasta cinco pesos más barato que el oficial, estiman los empresarios del ramo.

“En estos estados se ha vuelto más importante el robo de combustible que el mismo narcotráfico”, agregó.

Lo más preocupante del fenómeno es que el robo se lleva a cabo en el único LP ducto con que cuenta Pemex en la región, mismo que parte de la zona industrial transformadora de hidrocarburos, al sur de Veracruz, hacia el centro del país.

En caso de que Pemex se viera obligado a parar total o parcialmente su actividad, esto obligaría a transportar el gas con pipas, con un incremento sustancial en el precio que se trasladaría al consumidor.

En esta historia hay un peligro para los habitantes por donde cruza este ducto de gas y que en Puebla son zonas densamente pobladas, como ocurrió ayer en Villa Frontera.

Para los empresarios dedicados a la distribución de este combustible, las penas para su robo son también similares a las que se le imponen a quien roba gasolinas, pero el mayor problema es la impunidad con la que se persigue a estos delincuentes, ya que los procesos no concluyen en los juzgados cuando se logra atrapar in fraganti a los criminales.

No sólo eso, el robo de gas LP requiere además de mayor sofisticación que el de otros combustibles líquidos, porque el ducto debe estar con una presión determinada, con lo que las herramientas para su perforación son especiales.

Con esto, el peligro de explosiones para los pobladores cercanos a las tomas clandestinas es mucho mayor, aseguró.

“Como industria hacemos un llamado a los pobladores, para que no compren gas LP robado porque, además de que se lo están robando a Pemex y con esto le roban a la nación, ponen en peligro su vida y la de miles de personas”, explicó.

El problema ahora es que la forma de distribución llegó no sólo al robo del gas del ducto de Pemex sino también al asalto y robo de pipas, al armado de tanques y cochinas falsos a los que les ponen el nombre de empresas constituidas y la gente no identifica cuál es la que vende combustible robado.

El hurto de gas LP está desbordado y sin control por lo que vimos ayer en Villa Frontera, se extrae con la total impunidad a pesar de que han sido detectadas bodegas y tomas clandestinas a lo largo del gaseoducto que cruza la capital poblana.

La de ayer es una peligrosa llamada de atención que concluyó con la evacuación de los vecinos que estaban en riesgo y muchos de los cuales prefirieron no salir ante el temor a la rapiña.

La autoridad de los tres niveles de gobierno tiene que actuar deteniendo y castigando a los responsables o un día padeceremos una explosión con todas sus consecuencias.

Miles de poblanos viven sobre una bomba de tiempo y quienes pueden detonarla son los ladrones de gas LP.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0