#DelReportero | Habrá nuevo sindicalismo

#DelReportero | Habrá nuevo sindicalismo
#DelReportero | Habrá nuevo sindicalismo

En la agenda mediática nacional predominan la disputada del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y los gobernadores de oposición -PAN. PRI, PRD y Movimiento Ciudadano- por las nuevas reglas que regirán su relación y la amenaza de impugnar ante la Corte la inconstitucionalidad de normas como las que crean y dan funciones a los súperdelegados.

Y la creación de la Guardia Nacional para dar una rápida respuesta al reclamo de inseguridad que existe en el país; pero, poco se habla de que habrá cambios profundos en la relación obrero-patronal a partir de una mayor participación de las organizaciones de trabajadores, lo que se debe considerar como un nuevo sindicalismo.

Esta semana en Puebla, respaldados e impulsados por el senador Napoleón Gómez Urrutia, siete importantes agrupaciones gremiales del país que representan a más de 50 mil obreros conformaron la Federación de Sindicatos Independientes de las Industrias Automotriz, Autopartes, Aeroespacial y del Neumático (FESIIAAAN).

Pretenden no poco: mejorar las garantías laborales, pugnar por un mayor incremento salarial, más prestaciones y conservar el empleo. Anunciaron un diálogo permanente con el gobierno de López Obrador.

Los siete sindicatos que integran tal Federación son de las empresas: Volkswagen de México, Audi México, Nissan Cuernavaca, General Tire, Minero, de la Industria Metálica y de la industria del Acero, Hierro, Conexos y Similares.

El líder del Sindicato Independiente de Trabajadores de Volkswagen, Rey David García Avendaño, apuntó que ante tal coyuntura política, es el momento oportuno por crear la FESIIAAAN, a fin de proponer, dialogar y buscar mejores condiciones laborales en el país.

En tanto, el líder del Sindicato Independiente de Trabajadores de Audi, Álvaro López, precisó que la dirigencia será a través de una presidencia colegiada, cuyos periodos de mandato tendrán una vigencia de seis meses y la FESIIAAAN está abierta a que más agrupaciones se adhieran.

Están en su derecho legal de agruparse y hasta ahí todo es normal, lo relevante es que los impulsa un senador de Morena, Gómez Urrutia, e influyente líder de mineros.

Además esta semana hubo cambios dramáticos en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación con la renuncia de Juan Díaz de la Torre a la presidencia y la elección como secretario general de Alfonso Cepeda, lo que cambia el escenario del sindicato más numeroso de América Latina.

Con el nuevo gobierno se rediseñarán las nuevas reglas de la relación jurídica, política y legal del sector laboral

En su Retrovisor de Excélsior, la columnista Ivonne Melgar, advirtió el sábado pasado que “en la vida sindical de México se asoma un cambio radical aún no dimensionado por los protagonistas del mercado laboral”.

Adelantó que se trata de “un cisma” que cimbrará a los sindicatos y a sus patrones, involucrando a los tribunales, modificar los contratos colectivos.

“Esto significa que las iniciativas contra los contubernios de empresarios y sindicatos hechizos del senador de Morena y líder de los mineros, Napoleón Gómez Urrutia, no serán situaciones anecdóticas, sino una oratoria oficial que, más temprano que tarde, se traducirá en ordenamientos legislativos”.

Es en el sector laboral donde el cambio de régimen tendrá expresiones concretas.

Por ejemplo, la elección de los dirigentes sindicales mediante el voto universal y secreto, al establecimiento de tribunales laborales y la obligatoriedad de las empresas de realizar negociaciones colectivas, eliminando los contratos de protección.

¿Le parece poco? Hay más.

Los cambios en el sector laboral no fueron propuestas de campaña, pero habrá un giro que los expertos califican de radical.

Un dato, la próxima secretaria del Trabajo será Luisa María Alcalde Luján, quien no ha dejado dudas por conducto de su principal asesor, su padre, el reconocido abogado laboralista, Arturo Alcalde.

“Los liderazgos sindicales basados en la simulación van a desaparecer y se dará una negociación colectiva auténtica”, advirtió esta semana el laboralista en la Cámara de Diputados.

Atención, “ese giro no se explica únicamente por la perspectiva sindical de la próxima administración. También responde a compromisos asumidos por México con Estados Unidos y Canadá en la renegociación del T-MEC, cuyo Anexo 23-A constituye en sí mismo un cambio de paradigma laboral.

“De manera que. con la puesta en marcha del nuevo tratado y la llegada de López Obrador a Palacio Nacional, atestiguaremos el fin del modelo de las relaciones tripartitas que el Estado mexicano ha sostenido por décadas para resolver, por la vía de la conciliación, las diferencias entre trabajadores y empleadores, teniendo al gobierno como árbitro”, añadió la columnista.

El cambio que se prevé dejará las resoluciones en los jueces de los tribunales, como lo fija el nuevo artículo 123 de la Constitución. Por ello la toma de nota no será más un instrumento de control político desde la Secretaría del Trabajo

Y todo esfuerzo de organización sindical que cumpla con los requisitos deberá obtener su registro.

Adicionalmente, el voto universal, directo y secreto de los dirigentes será obligatorio, dejando atrás las asambleas de manos alzadas y el voto indirecto vía delegados.

“Y por si no fuera suficiente, este cambio estará siendo vigilado por Estados Unidos, cuyos negociadores del T-MEC fueron rotundos en la exigencia de eliminar los contratos de protección, los cuales han dado a México la ventaja de atraer inversionistas externos bajo la garantía de relaciones sindicales tersas y sin demandas salariales que pongan en riesgo el negocio”.

Para 2022, ningún contrato colectivo en México se habrá firmado al margen de los trabajadores, debilitando los mecanismos tradicionales de representación de las centrales obreras del PRI y del conocido como sindicalismo oficial o “charro”.

Estamos ante la inminente apertura de un proceso de politización laboral que sólo Morena podría capitalizar a su favor.

¿No sería mejor que los partidos de oposición y sus gobernadores además de tanto brinco y reclamos, están en su derecho, se pusieran a trabajar y a capitalizar a su favor y de los mexicanos los cambios que vienen?

Si Morena puede, ellos también.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto