#DelReportero | La guerra ¿Dónde quedó el pacto?

#DelReportero | La guerra ¿Dónde quedó el pacto?
#DelReportero | La guerra ¿Dónde quedó el pacto?

Las distintas versiones que afirmaban de la existencia de un acuerdo secreto con el que en Puebla el PRI sería comparsa con su candidato a la gubernatura, para que el morenovallismo hiciera ganar al candidato presidencial José Antonio Meade, con más un millón de votos, y los panistas mantuvieran el poder estatal, hoy están en duda.

Si existió alguna vez, nadie lo firmó y su realización no se cumplirá.

Hay elementos para pensar que todo fue un engaño para beneficiar a un grupo y la realidad pone a cada quien en su lugar.

Por lo menos es lo que se puede observar con las primeras declaraciones de Enrique Doger Guerrero, quien ayer tuvo audiencia con el presidente Enrique Peña Nieto, y no solo le dijo tocayo sino le pidió que gane las elecciones de julio y haga todo lo necesario para conseguirlo.

Recibió su apoyo en este difícil proceso que significa ganar la gubernatura de Puebla.

A 149 días de la elección a gobernador, el priista afirmó que Rafael Moreno Valle no va a poder con él y advirtió que habrá guerra sucia en su contra y en un escenario así se necesitan dos, el ex rector de la Buap está ya en el ring.

Doger ofreció a los principales liderazgos y a los integrantes de los sectores como la CNC, CTM, CNOP y la Red de Jóvenes por México, inclusión tanto en la campaña como en el proyecto que encabeza.

“Tenemos unos meses por delante, meses en los que tenemos que estar unidos, todos tienen un lugar en el próximo proyecto de Puebla (…) estamos en un proceso interno los priistas en el que nos vamos a mantener unidos, que no les quepa duda, que (los panistas) nos tienen miedo por eso se junta tanto partidito chiquito, porque saben que el PRI va a ganar”.

Sin rubor dijo que los audios que se filtraron recientemente a los medios de comunicación, son parte del espionaje de Moreno Valle.

“Es la guerra sucia de Moreno Valle, es lo que siempre hace, espiar y denostar a sus adversarios, lo hizo con Blanca Alcalá, con Enrique Agüera, con Enrique Doger no va a poder”.

La señora Martha Erika Alonso ha salido a la palestra para exigir que la respeten y que ella es la candidata al gobierno del estado no su esposo, calificó a quienes así lo manejan de misóginos.

Pero la guerra no es contra ella, en todo caso es una actriz respetable que puede resultar víctima del choque de trenes que se aproxima y en el que el candidato de Morena, Luis Miguel Barbosa, también participará en la descalificación al exgobernador panista, que se ha convertido de facto en el candidato a vencer.

La estrategia de sus operadores después de su fracaso para buscar la candidatura presidencial, ha sido presumir que él encabeza la campaña a partir de la selección de candidatos a diputados locales y presidentes municipales, por lo menos, y ha propuesto a los aspirantes al Senado y a diputados federales, pero aún no ha recibido el visto bueno del CEN panista ni del candidato presidencial, Ricardo Anaya.

Moreno Valle es un factor y sus adversarios políticos, en algunos casos verdaderos enemigos, no cambiarán su discurso porque compiten contra él y saben que su nombre pesa a favor y también en contra, concretamente en el manejo de que es una reelección.

Si el discurso opositor permea en el estado se complicará la situación para la candidata favorita que no las debe, pero tendrá que remontar las dudas que existen de que, si gana, quien gobernará será el ex gobernador y no ella.

Los discursos en este caso para borrar esa duda no son suficientes.

Estamos verdaderamente en una Batalla por Puebla.

Hoy es la guerra y no se puede entender de otra manera.

Por Fernando A. Crisanto