#DelReportero | “Me canso ganso”

#DelReportero | “Me canso ganso”
#DelReportero | “Me canso ganso”

Andrés Manuel López Obrador es ya el presidente de México y en sus primeros dos discursos oficiales confirmó su visión del país y sus propuestas, que repitió a lo largo de los 12 años que buscó la posición.

Puede uno estar o no de acuerdo con él, pero hay certezas.

Nos engañó con la verdad.

Su estilo tropical fue el mismo con el que recorrió el país. Sus dichos, “me canso ganso” por ejemplo, no son la primera vez que los pronuncia.

Es él, el político que llegó del sureste y con una licenciatura que obtuvo en 10 años, quien propone y pretende transformar a México con una cruzada moral anticorrupción y políticas públicas focalizadas para beneficiar a los más pobres.

¿Le alcanzarán los recursos?

Está por verse, es obcecado y empeñoso, por lo que no cabe duda que se morirá intentándolo.

Un buen ejemplo fue que cuando ante un repleto Zócalo de la Ciudad de México, su espacio natural donde mejor se siente, López Obrador apeló al apoyo popular a su gestión.
“No me dejen solo porque sin ustedes no valgo nada, o casi nada. Yo ya no me pertenezco, yo soy de ustedes, soy del pueblo de México.

“Hablando en el terreno político, sin ustedes los conservadores me avasallarían, pero con ustedes me van a hacer lo que el viento a Juárez”, dijo entre estruendosos aplausos.

Durante más de dos horas explicó sus 100 compromisos de obra pública, medidas de austeridad e iniciativas para recuperar el ejido, aplicar impuestos a mineras y rescatar a Pemex y CFE.
Tan es su espacio que prometió que cada año no solo acudirá al Congreso de la Unión a presentar y debatir su Informe, sino que dará otro en el Zócalo.
Recibió el bastón de mando indígena en una ceremonia en la que miles de personas, junto con el presidente, cumplieron el ritual y recibió una limpia.

¿Simbolismo? Sí, pero sobre todo comunicación política con cientos de miles de indígenas mexicanos que hoy más que nunca lo aclaman y lo van a respaldar, porque es casi una deidad en sus usos y costumbres.

Por la mañana y como presidente mexicano, afirmó que recibe un desastre de país y ofreció una transformación profunda y radical de México.

En la sede de los diputados federales y senadores, y ante gobernadores, líderes sociales, empresarios y mandatarios internacionales, el tabasqueño ofreció un discurso de 78 minutos donde explicó su perdón a corruptos del pasado, fustigó a gobiernos neoliberales de los últimos 30 años y enumeró sus cambios, rápidos y profundos, para regenerar la vida pública.
“Para que si en el futuro nuestros adversarios, que no nuestros enemigos, nos vencen, les cueste mucho trabajo dar marcha atrás a lo que ya habremos de conseguir.

“Si me piden que exprese en una frase el plan del nuevo gobierno, respondo: acabar con la corrupción y con la impunidad. Pero al contrario de lo que pudiera suponerse, esta nueva etapa la vamos a iniciar sin perseguir a nadie porque no apostamos al circo ni a la simulación. Queremos regenerar, de verdad, la vida pública de México”, explicó.

No pretende meter al país en una dinámica de fractura, conflicto y confrontación, aunque con una Fiscalía General de la República independiente, todo puede suceder.

Del perdón pasó a la crítica a gestiones anteriores, principalmente los 12 años panistas, lo que provocó descontento en la bancada blanquiazul.

Culpó a los sexenios de Fox y Calderón de aumentar la deuda pública en más de 200 por ciento. Los legisladores del PAN protestaron y levantaron cartulinas exigiendo reducir el precio de la gasolina y les contesto:

“Y en estos dos sexenios fue cuando se recibió más dinero por la venta de petróleo al extranjero y todo se derrochó o se fue por el caño de la corrupción”, les dijo y los desconcertó.

La bancada reclamó a gritos. Les replicó desde la tribuna, a lo que se deberán acostumbrar, que les responda públicamente y de inmediato: “Ahora resulta que quienes aprobaron el gasolinazo me piden que baje la gasolina”.

El tabasqueño primero agradeció y reconoció la actitud política de Enrique Peña Nieto al no intervenir en las elecciones pasadas, pero segundos después realizó una dura crítica al actual gobierno, mientras que el ex presidente escuchaba a su lado y en algunos momentos se mostraba incómodo.

López Obrador no engañó a nadie y aquí están sus promesas, si las cumple cabalmente o no es un asunto que sólo el tiempo pondrá a cada quien en su lugar

Ofreció: pagar 3 mil 600 pesos mensuales a 2.3 millones de jóvenes; crecer a mil 274 pesos la pensión a adultos mayores y extenderla a discapacitados; otorgar 10 millones de becas a estudiantes; crear 100 universidades públicas; transferir el impuesto por extracción minera a las comunidades; respetar autonomía del Banco de México; eliminar partidas para vestuario o gastos de protocolo; rehabilitar seis refinerías y construir otra en Dos Bocas; y prohibir que funcionarios convivan con contratistas.

Son algunos de los puntos, además del Tren Maya, su nuevo plan de sistema aeropuertos -por cierto, ayer su gobierno decidió continuar con las obras del aeropuerto que se construye en Texcoco para evitar demandas y problemas judiciales en Estados Unidos, pues la realidad es muy distinta a llevar a cabo las promesas-, regresar al mercado interno, garantizar la seguridad y seguir adelante con su propuesta de Guardia Nacional, respaldar al campo y a la pesca…

Ese es López Obrador, el de “me canso ganso”, el presidente tropical que encabeza su propuesta de Cuarta Transformación y quien acostumbra engañar con la verdad.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto