#DelReportero | México, ¿país de refugiados?

#DelReportero | México, ¿país de refugiados?

El país tiene un enorme reto, el mayor el respeto a los derechos humanos.

#Lingotes | El reclamo de la justicia, determinan prisión preventiva a “El Migra”
Pronostican lluvias en la mayor parte del país
Frente frío número 10 provocará baja temperatura en gran parte del país

Los centroamericanos que llegaron sábado y domingo a Puebla en aventones o por goteo, no sólo estaban agotados, venían enfermos. Algunos con sarampión, varicela, dengue y enfermedades respiratorias y gastrointestinales.

Hondureños, salvadoreños y guatemaltecos huyen de la violencia y la miseria, pero también de la injusticia y la impunidad prohijada por gobiernos ineficaces y corruptos.

El objetivo de la mayoría de los integrantes de la caravana es llegar a Estados Unidos, el sueño americano los motiva, pero algunos han empezado a aceptar que salir de su país y tener trabajo en México es una opción, antes de permanecer en sus países, en un ambiente de miseria y muerte o llegar a Estados Unidos a enfrentar la hostilidad presidencial y de grupos radicales.

Por lo que algunos, poco más de dos mil hasta ayer, iniciaron trámites en México para conseguir el estatus de refugiados.

Ayer, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa reportó saldo blanco de la Caravana Migrante a su paso por Puebla.Indicó que, desde la noche del sábado, cuando llegaron los primeros contingentes, no se reportó ningún incidente.

La Iglesia y el gobierno atendieron a personas con hospedaje, alimentos y atención médica.

Detrás de cada uno de esos miles hay una historia.

Por ejemplo, Keyla originaria de Honduras, se unió a la Caravana Migrante para huir de su país, pues la banda criminal “La Contraría” -opuesta a la Mara Salvatrucha- la amenazó de muerte porque fue testigo del crimen de su primo.

En tanto, María Luisa Vázquez dejó su natal Guatemala por violencia intrafamiliar. Busca ahora un mejor futuro para sus hijos. Refiere que si no es posible llegar a Estados Unidos se quedará en México a trabajar.

La Comisión de Derechos Humanos inició una queja por la presunta captación de migrantes que fueron llevados por desconocidos en un camión con rumbo a la frontera norte, confirmó el organismo por medio de su área de prensa.

Aunque oficialmente nunca hubo secuestro o robo de autobús alguno con migrantes porque Seguridad Pública resguardo a su ingreso al Estado lo mismo de Veracruz o de Oaxaca y muchos llegaron por goteo a través del traslado en aventones, en camiones de redilas, o como pudieron, pero llegaron a Puebla a alguno de los albergues instalados por la Iglesia Católica o el gobierno estatal.

Los organismos humanitarios recomendaron a los migrantes no subir a autobuses o unidades que les ofrezcan traslados gratuitos o a bajo costo hasta la frontera.

Un dato relevante, que habla del interés que existe por evitar que lleguen a la frontera con Estados Unidos, en lo que coinciden sus gobiernos y el mexicano, fue que el padre Gustavo Rodríguez Zárate responsable de la Pastoral de la Movilidad Humana, quien denunció que los organizadores de la Caravana Migrante dejaron a su suerte a los centroamericanos, pues a su llegada a Puebla no tuvo contacto con ninguno de los líderes.

También señaló que la intención del gobierno federal es desesperar a este grupo de migrantes para que se regresen a sus países y no continúen su viaje hacia Estados Unidos, si ello es así permanecerán en México miles de ellos, muchos en calidad de refugiados.

En la primavera pasada, Mark Manley, el Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas, informó que el número de migrantes que pidió refugio en México creció 66 por ciento durante 2017, lo que se multiplicará en este 2018.
“El año pasado en México solicitaron cerca de 14 mil 500 personas la condición de refugiado. Fue un aumento del 66 por ciento respecto a 2016; pero lo importante es que es parte de una tendencia de más largo plazo, porque el incremento es de 580 por ciento respecto de 2014”, precisó Manley.

Con base en un balance presentado por el funcionario internacional, la llegada de refugiados obliga a México a realizar ajustes a su política migratoria para dar asilo a quienes buscan en México una nueva oportunidad, lo que no hizo la gestión de Peña Nieto y le tocará a López Obrador.

Esas personas que vienen a México como destino, no van de tránsito. Y eso requiere de unos ajustes; con una población tan grande y un país tan importante, México puede absorber este número de solicitantes”, precisó el Alto Comisionado para los Refugiados.

Desde junio de 2017, Manley alertó por vertiginoso crecimiento de peticiones de asilo a México por parte de refugiados de otras naciones, que entre 2011 y 2017 alcanzó el 1000 por ciento, de acuerdo con el reporte Refugiados en México: de la respuesta humanitaria a la integración.
Manley precisó que México enfrenta una realidad compleja, pues es al mismo tiempo un país de origen, de tránsito de migrantes y de retorno de los mismos; pero también cada vez más se observa que las personas refugiadas, que huyen de la violencia, persecución y conflictos armados en otros países, ven a México como destino.

Sólo que el sistema de protección a refugiados en México está al borde el colapso pues las autoridades federales no han resuelto más de 7 mil solicitudes de asilo presentadas en 2017, advirtió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por lo que demandó dar solución a esta problemática, pues la ley establece que las solicitudes deben ser respondidas en un máximo de 46 días.

En 2017 se presentaron 14 mil 595 solicitudes de asilo ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados -un máximo histórico-, de las cuales 7 mil 719 aún no es resuelta, lo que representa un rezago de casi 60 por ciento.

Ello representa una violación a la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, que indica que las solicitudes se tendrán que resolver en un plazo máximo de 45 días.

Aunado a ello, el 21 de febrero de este año, la CNDH dirigió un oficio a la Subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de Gobernación, por medio del cual se le externa la preocupación que subsiste ante la situación observada en los procedimientos de refugio y se le solicita dar a conocer a esta Institución Nacional la estrategia que se ha seguido y las acciones emprendidas para dar una respuesta a los solicitantes de refugio; con lo que se busca asegurar un nivel óptimo de protección de los derechos humanos de las personas en contexto de movilidad.

Hoy, México enfrenta la realidad de una migración masiva de centroamericanos a Estados Unidos, con un presidente Trump que amenazó no sólo con no dejarlos entrar sino incluso dispararles si lo intentan por la fuerza o lanzando piedras.

Miles de hombres y mujeres de todas las edades, jóvenes y niños que aspiran a una vida mejor y sino consiguen el “sueño americano” están decididos a quedarse en México, antes que volver al infierno que viven en sus países de origen.

México va rápido a ser un país de refugiados y tocará a la próxima gestión establecer políticas públicas en torno a ellos, para empezar, ofrecer trabajos y todo lo que requiere una migración de este tipo.

El país tiene un enorme reto, el mayor el respeto a los derechos humanos.

¿Seremos capaces de atenderlo en una forma adecuada como lo hizo Puebla y no con los engaños del gobernador de Veracruz?

Pronto debemos tener respuestas.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0