#DelReportero | Poco que celebrar

#DelReportero | Poco que celebrar

Todos los días, ellas enfrentan la violencia extrema que aumentó en los últimos años por la inseguridad, vulnerabilidad y violaciones a los derechos humanos.

Cuando te tiñes el pelo en el transporte público
El 80 por ciento de las mujeres que viven en el Barrio de Santiago han sufrido acoso: UPAEP
El popote que detecta droga en bebidas

Como desde hace muchos años este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, es merecido, pero en los hechos los mexicanos no hacemos lo suficiente a favor de ellas, que todos los días y en todo momento aportan positivamente a la historia y la realidad de este país.

Estamos muy lejos de garantizar los derechos de las mexicanas.

Todos los días, ellas enfrentan la violencia extrema que aumentó en los últimos años por la inseguridad, vulnerabilidad y violaciones a los derechos humanos.

La guerra contra el narcotráfico declarada por el presidente Felipe Calderón en 2006, y que no termina aún, ha sido generadora de un escenario de tragedia para las mujeres.

La Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT) en su informe Derechos y violencias: la experiencia de ser mujer, situación de 2008 a 2017 se presentó ayer.

El reportero Emir Olivares de La Jornada detalló que en el estudio se presenta un panorama de lo que viven las mujeres en el país.

“Con base en datos oficiales y de organizaciones civiles nacionales e internacionales, la Red TDT señala que la política contra la criminalidad exacerbó la situación de vulnerabilidad en que ya se encontraban las mujeres en México, violencia que no sólo proviene de sus grupos cercanos, sino del crimen organizado o agentes del Estado.

“El feminicidio es la cúspide de la violencia extrema contra el sector, destaca el informe. Sin embargo, no se conoce el número de víctimas por las deficiencias para acreditar el delito en algunos estados y el actuar de las procuradurías”.

“De 2011 a 2017 se han cometido 13 mil 129 homicidios dolosos de mujeres, y de éstos sólo 29.7 por ciento (2 mil 903) fueron investigados como feminicidios.

“Agrega que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016, 41 por ciento (19 millones 205 mil 219) de mujeres de 15 años o más han sido víctimas de violencia sexual” situación en la que actualmente el estado de Puebla ocupa el primer lugar en incidencia.

La Red TDT explicó que, en el periodo de estudio, 30 comisiones estatales y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitieron 326 recomendaciones relacionadas con violencia sexual perpetrada por servidores públicos, y en 41 de éstas se constató que agentes del Estado fueron los agresores con la finalidad de obtener confesiones, castigar o aprovecharse del estado de indefensión de ellas y de su autoridad.

Las mujeres víctimas de desaparición son más vulnerables a actos de violencia sexual u otras formas de agresiones de género.

De acuerdo con el registro oficial, hay 8 mil 495 desaparecidas en el país entre 2008 y octubre de 2017.

Las entidades más riesgosas son estado de México, 2 mil 24 casos; Tamaulipas, mil 245; Puebla, 855; Nuevo León, 657, y Sinaloa, 365.

“De 2008 a la fecha se han integrado 3 mil 312 investigaciones por trata de personas con fines de explotación sexual. El informe indica que en este periodo se han contabilizado 4 mil 230 mujeres víctimas de trata y al menos 466 eran menores de 18 años.

“Entre 2008 y junio de 2017 se presentaron 2 mil 659 denuncias penales contra mujeres por el delito de aborto –a pesar de que diversos acuerdos de derechos humanos consideran esa práctica como una garantía para ellas– debido a lo cual, 25 mexicanas están bajo proceso o han sido sentenciadas en 13 estados de la República”.

Los datos son contundentes y el escenario es dramático para las mexicanas y entre ellas las poblanas que son víctimas de los excesos del medio en el que se desarrollan y de sus parejas.

Hoy es 8 de marzo y en realidad, los poblanos poco tenemos que celebrar porque lo único que valdría la pena para hacerlo serían las garantías de respeto y buen trato para ellas, que son un pilar fundamental en nuestra sociedad, lo que en los hechos y con actitudes machistas no asumimos.

Algún día será, ojalá.

Por Fernando A. Crisanto

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0