Diputadas ven riesgos en aprobar “perdón condicionado” a agresores de mujeres

33
Las legisladoras coincidieron en que la medida debe estudiarse cuidadosamente para que no perjudique a las mujeres.// Foto Agencia Esimagen.

Por Vera Fernández

Diputadas del Congreso de Puebla coincidieron en que la iniciativa que busca extinguir las denuncias por violencia familiar a cambio de que los agresores asistan a talleres de reeducación, debe ser analizada a profundidad, pues podría abonar a la impunidad y dejar a las mujeres en estado de indefensión.

En entrevistas por separado, legisladoras de distintas fuerzas parlamentarias evitaron pronunciarse a favor o en contra de la propuesta de ley promovida por la diputada del Partido Encuentro Social (PES), Mónica Lara Chávez, al señalar que ésta debe ser estudiada en comisiones previamente.

Rocío García Olmedo, integrante del grupo legislativo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), admitió no conocer el contenido de la iniciativa a detalle, sin embargo, adelantó que no estaría de acuerdo en incorporar la figura del restablecimiento inmediato del daño en el Código Penal del Estado.

Consideró que la propuesta debería estar enfocada a reformar la Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, a fin de obligar a los agresores a tomar cursos como una medida complementaria a una sanción penal y no como un condicionante para que las acciones legales queden sin efecto.

Por su parte Nora Merino Escamilla, diputada del PES, apoyó la iniciativa impulsada por su compañera de bancada, no obstante, refirió que ésta deberá ser bien analizada, ya que no se puede abrir la puerta para que mujeres perdonen a sus agresores con mayor facilidad y se repitan los ciclos de violencia.

En ese sentido, señaló que los programas en Centros de Reeducación también deberían ser tomados por las mujeres violentadas, con el objetivo de erradicar dichas problemáticas desde la raíz y garantizar que los talleres resulten realmente efectivos y no se queden únicamente “en el papel”.

Mónica Rodríguez Della Vecchia, coordinadora del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), consideró que la posibilidad de cancelar las denuncias por el delito de violencia familiar es un tema delicado, ya que la pandemia por Covid-19 acrecentó los casos de agresiones domésticas de forma alarmante.

La legisladora panista opinó que la propuesta de ley debe medirse y estudiarse cuidadosamente, con el fin de asegurar que ésta no tenga efectos que perjudiquen a las mujeres, ni abonar a que los hombres denunciados se queden sin recibir algún castigo.

Finalmente Vianey García Romero, diputada de Morena, señaló que la iniciativa presentada por Mónica Lara no garantizaría que las mujeres dejen de ser violentadas después llegar a un acuerdo con sus agresores, pues los talleres en Centros de Reeducación podrían no ser suficientes para modificar sus conductas.

Al igual que sus compañeras, García Romero consideró que el tema deberá estudiarse a profundidad y a partir de ello realizar las reformas pertinentes, por lo que prefirió no abundar en su punto de vista y analizar primero el documento de la propuesta.

Te recomendamos