¿Dónde quedaron las amenazas y diatribas que lanzó?

Armenta considera que el TLC debe apoyar el campo mexicano

Su afán en que muera su contrincante no sirvió de nada más que para puras vergüenzas, así es como actúa y le fue al senador poblano Alejandro Armenta Mier.

Ayer, mordió el polvo y tuvo que echarse atrás y quizá con pena tuvo que aceptar el llamado del candidato al gobierno de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, para construir la unidad en Morena, y mantener un diálogo democrático y abierto.

Al legislador no quedó otra que esconder sus vergüenzas en las redes sociales para manifestar su respeto a todos los miembros y equipos en Morena, “sin represión y con sinceridad podemos construir la unidad. Puebla nos une a todos”, escribió.

“Ante la invitación del Lic. @MBarbosaMX para construir la unidad, extiendo mi mano por Puebla y por #Morena. Coincido con el Lic. Barbosa en mantener un diálogo democrático abierto. @MorenaEnPuebla”, añadió.

Armenta extendió la mano pero ahora también tiene que dejar en claro su vinculación con el líder de la venta de narcóticos en el Mercado Morelos, está o no coludido o por lo menos da protección a esa banda de delincuentes. La democracia pasa por la aplicación de la ley y el primero que debe respetarla es quién juró hacerlo al rendir protesta en el Senado.

La historia de Alejandro Armenta no puede ser de borrón u cuenta nueva, hay pendientes y debe aclararlos. Puebla se lo demanda.