El escenario hacendario no es el mejor

El escenario hacendario no es el mejor
Andrés Manuel López Obrador confirmó a Arturo Herrera como Secretario de Hacienda, tras aceptar la renuncia de Carlos Urzúa al cargo.

Si algo necesitaba el gobierno del presidente López Obrador eran certezas, no renuncias y menos de su hombre fuerte de las finanzas públicas.

Carlos Urzúa dijo que se vio orillado a renunciar a su cargo como secretario de Hacienda, al argumentar que se han tomado decisiones de política pública sin sustento e imposición de funcionarios sin conocimiento.

Urzúa consideró que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o de izquierda.

“Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta Administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento”, señaló.

“Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual Gobierno con un patente conflicto de interés”, precisó.

Más tarde, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó a Arturo Herrera como Secretario de Hacienda, tras aceptar la renuncia de Carlos Urzúa al cargo.

En un video, el Mandatario sostuvo que Herrera es un funcionario con dimensión social.

Arturo Herrera, quien se desempeñaba como subsecretario de Hacienda, afirmó que enfocará el trabajo de la Secretaría en el área de las desigualdades. “Nuestro País, es un País con grandes cosas, pero también con carencias y contrastes, es justamente en el área de las desigualdades donde tenemos que trabajar y asegurarnos que la Secretaría de Hacienda esté enfocada en esos asuntos”, subrayó en el video junto al Mandatario federal.

López Obrador recordó que Herrera es egresado de la carrera de Economía de la UAM, con maestría en el Colegio de México y estudia un doctorado en la Universidad de Nueva York.

El Presidente explicó que, como ya encabezaba la Subsecretaría de Hacienda, su nombramiento es una especie de ascenso y confió en que el relevo permita continuar con su proyecto en el que la prioridad son los pobres.

Antes de incorporarse a este Gobierno, Herrera fungía como gerente de la Unidad de Gestión Pública para América Latina dentro del Banco Mundial.

Fue director general de Administración Financiera, en la Secretaría de Finanzas del DF, y posteriormente titular de esa dependencia, durante la gestión de López Obrador como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Si algo le dice, Herrera es un opositor a la construcción de la refinería Dos Bocas en Tabasco, tanto que el presidente López Obrador tuvo que desmentirlo.

El escenario hacendario no es el mejor.