“El Morris” ¿Culpable o inocente?

24

Por Patricia Estrada

En una historia policiaca siempre hay dos versiones.

La familia de Mauricio Antonio N. argumenta que la detención e imputación por narcomenudeo es injusta; es por eso que protestaron el viernes pasado para exigir el esclarecimiento del caso.

En contraparte, la Policía Estatal de Puebla sostiene que Mauricio, apodado “El Morris” fue detenido por su presunta operación de narcomenudeo en inmediaciones del mercado Morelos. El boletín de la corporación fechado el 22 de octubre del 2020 refiere que Mauricio Antonio, de 36 años, fue ubicado por los uniformados en la colonia Alseseca en posesión de 32 envoltorios con una sustancia con características de la droga conocida como cristal, por lo que fue detenido y puesto a disposición de las autoridades ministeriales.

Según su familia, el 21 de octubre al salir de su trabajo y rumbo a la casa de sus papás a la altura del Hospital de la Margarita – entre las 17:00 y 17: 15 horas- Mauricio fue detenido por la patrulla 1078 de la Policía Estatal. En una revisión de rutina pidieron sus documentos y después de unos minutos le permitieron continuar su camino.

Cuando se incorporó sobre Circuito Juan Pablo II y al doblar hacia la avenida 24 sur, observó que esa misma patrulla junto con la unidad 1087 y una Jeep Roja, lo siguieron con dirección al Hospital de Los Pilares, donde ahí lo bajaron de su automóvil.

¡Bájate cabrón! Le ordenaron a Mauricio, por lo que después de preguntar el motivo y sin obtener respuesta, colocó sus pertenencias arriba del coche y en ese momento fue esposado ante los ojos de su mamá.

Sin saber el paradero de Mauricio pero con el teléfono activo (18:20 horas) se comunicó con su hermano -7 horas después- para informarle que estaba detenido en el C5 y acusado del suministro de “cristal”.

En la carpeta de investigación 148/2020 consta que Mauricio fue detenido por orinar en la vía pública entre la 24 sur y 43 oriente, alrededor de las 19:15 horas y en su intento de fuga arrojó desde la ventanilla del auto una mochila presuntamente con la droga.

El imputado está en el Cereso de San Miguel, la Comisión de Derechos Humanos fue notificada del caso, la familia confía en su inocencia mientras que la Policía Estatal mantiene su versión de los hechos. ¿Acaso será una injusticia o quizá una doble vida que desconocía la familia del detenido? Tiempo al tiempo.