El Ornitorrinco Musical: “La Fórmula Pixie”

22

Por Miguel Ramírez Delgadillo

¿Qué tienen en común bandas como Weezer, Nirvana y Placebo y muchas que definieron el rock de culto millennial? Aparte de hacer buena música, todas en su momento no dudaron en aceptar la influencia en sus trabajos de la “Formula Pixie”.

Desde su peculiar nombre que en español se traduce a “Los Duendecillos” y que escogieron tras abrir al azar un viejo diccionario, esta banda formada en 1986 en la ciudad de Boston, rompió los moldes del rock y mediante canciones frescas llenas de energía desenfrenada que influenciaron a toda una generación que se encargaría de que el “Rock Alternativo” dominara la escena desde finales de los 90’s hasta nuestros días.

Pero ¿Cómo definir el sonido de los Pixies en una oración? Para mí es como meter punk y surf rock en una licuadora, y eso sólo musicalmente ya que los gritos y aullidos de Black Francis son harina de otro costal, en pocas palabras, esta banda es un Ornitorrinco musical.

Los primeros en conocerse fueron el ya mencionado vocalista Black Francis (cuyo nombre de pila es Charles Thompson IV), y el guitarrista filipino Joey Santiago quienes en la universidad de Massachusetts Amherst compartieron influencias como David Bowie y el punk setentero.

Al comenzar a componer procedieron a reclutar al bajista y baterista faltantes, mediante un anuncio publicado por Black en donde buscaba a “un bajista a quien le gustara tanto la música del grupo de folk Peter, Paul and Mary como la banda de hardcore punk Hüsker Dü” que fue replicado de forma única por Kim Deal, quien tuvo que viajar en avión con dinero prestado de Francis a la casa de su hermana para conseguir el instrumento; después con el baterista David Lovering comenzaron a ensayar en el apartamento de Deal donde la banda podía tocar sin molestar a la vecina de arriba quien sufría de sordera.

Con su primer álbum de estudio (antes publicaron un EP llamado “Come On Pilgrim”) “Surfer Rosa” la banda irrumpió en la escena del rock underground y comenzó a llamar la atención de la audiencia gracias a canciones como “Gigantic” donde la voz suave de Kim Deal y su activo bajo dieron una faceta sensible de Pixies.

Su hasta ahora más grande éxito también forma parte del tracklist de “Surfer Rosa”; “Where Is My Mind” una canción “rara” que empieza con suaves acordes acústicos que es interrumpida por una batería fuerte, coros y un ácida guitarra eléctrica, seguida de la atormentada voz de Black Francis clamando por un poco de cordura.

Este tema es el máximo ejemplo de la “Fórmula Pixie” la cual consiste en intercambiar ritmos lentos de batería con un bajo pulsante para hacer un abrupto cambio lleno de guitarras distorsionadas, aullidos vocales y dependiendo del humor de la composición, quintas de guitarra punk o requintos rápidos del surf rock.

Esta formula la encontramos en canciones icónicas de los 90’s como “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana, “Say It Ain’t So” de Weezer, y “Creep” de Radiohead.

El estilo vocal tan desesperado de Black Francis es también de resaltarse al impregnar un sentimiento de ansiedad que podría hacerte pensar que están apuntando una pistola en su cabeza para obligarlo a cantar.

Además Kim Deal tomó un rol protagónico en los coros, que forman una amalgama adictiva entre su voz y la de Francis.

Para su álbum “Bossanova” de 1990 se decantaron por el surf rock, como lo dejan claro las pistas de “Cecilia Ann”, “Stormy Watter”; aunque era un surf oscuro, como si en lugar de olas de mar montaras tu tabla aguas de desechos tóxicos.

Las letras de este disco se basaron en ciencia ficción con temas como OVNIS y demás objetos del espacio, como se puede apreciar en los efectos de sonido de una de mis canciones favoritas del “álbum” Velouria”, donde Black Francis hace gala de una voz tan melódica como agresiva.

Pixies grabaron en 32 segundos el videoclip de Velouria sólo para cumplir los requisitos de una televisora

El bajo de “Is She Weird” acompaña perfectamente los suspiros de Francis en otro gran ejemplo de la formula Pixie de ritmos lentos que mutan en descargas de punk rock.

Se dieron tiempo incluso de regalarnos canciones suaves pero eléctricas como “Dig On Fire”.

Bossanova también trajo consigo problemas creativos entre Kim Deal y Black Francis, ya que este último limitó y redujo considerablemente las ideas de la bajista quien compuso una parte considerable de la música de los álbumes anteriores. En Bossanova, todas las canciones fueron compuestas por Francis.

Ante esta problemática, la banda se disolvió a principios de 1993, y aunque estadísticamente solo consiguieron un éxito en Estados Unidos con “Where is My Mind?” su influencia en las bandas norteamericanas que dominaron la escena posteriormente es invaluable, además de que en Europa las ventas de sus álbumes sí fueron prominentes.

Podrán algunos con estos datos cuestionar la importancia de Pixies, pero no es poca cosa que tras su separación, una de las figuras más grandes del Rock y de la música en general como David Bowie declarara: “Me sentí muy deprimido el día en que me enteré de la separación de los Pixies. Vaya desperdicio… Los veía llegando a ser algo gigantesco”.

Placebo invitando a Black Francis a sus conciertos para tocar la icónica “Wheres Is My Mind”, demostrando su influencia en bandas contemporáneas.

Después de la separación, Black Francis se hizo llamar Frank Black y editó tres álbumes en solitario (Frank Black, Teenager of the Year y The Cult of Ray) y con el paso de los años comenzó a incluir una creciente cantidad de temas de Pixies en sus conciertos y ocasionalmente incluía a Santiago y Lovering en sus proyectos en solitario.

Aunque Francis se encargaba de negar cualquier rumor de una reunión Pixie, la banda hizo su primer concierto de regreso el 13 de abril de 2004 y posteriormente en junio de ese año lanzar el tema “Bam Thwok” de forma exclusiva para Itunes y que logró el primer lugar en descargas en el Reino Unido.

Para la celebración del vigésimo aniversario del lanzamiento de Doolittle, Pixies comenzó una nueva gira en octubre de 2009, en la que tocaban todas las canciones del disco y las caras B de sus sencillos y lanzaron un nuevo disco en 2014 bajo el nombre de Indie City.

Este álbum fue el primero desde 1991 y también fue la primera ocasión que grabaron un disco sin la presencia de Kim Deal, quien decidió desde 2013 no seguir con Pixies.

Deal fue sustituida por la bajista argentina-americana Paz Lenchantin, quien seguramente fue reclutada por Black Francis gracias a su parecido vocal con Kim Deal, lo que permitió a la banda continuar con juegos de coros masculinos-femeninos.

Lenchantin no fue un miembro oficial de Pixies hasta el 2016, año donde lanzaron su sexto álbum de estudio “Head Carrier”.

Head Carrier es un álbum potente, donde las guitarras ácidas de guitarra siguen siendo el arma mortal de Pixies; la voz de Black Francis es ya madura con un tono menos agudo, sin embargo sus gritos siguen intactos como disturbadores en “Baal’s Back”.

El punk sigue vigente en “Talent”, Francis y Paz muestran un gran acompañamiento vocal en “Oona”, y la bajista argentina brilla con su voz de forma solitaria en la melancólica y un poco autoplagiada de Where Is My Mind “All I Think Abou You Now”.

El primer sencillo del álbum fue “Tenement Song”, un track poderoso, que nos regala rasgueos acústicos rotos por la guitarra eléctrica más distorsionada del año, y el bajo de Paz que busca recordar a Kim Deal.

David Bowie hace una pequeña “aparición” en este sencillo

En Noviembre del año pasado, Pixies fue la banda estelar de la “Semana de las Juventudes”, una serie de conciertos organizados por el gobierno de la CDMX, en donde la noche del sábado 10 de dicho mes, entregaron un potente concierto al público mexicano en la plancha del Zócalo y esa misma semana con dos fechas en el teatro Metropolitan celebraron el 25 aniversario de sus primeros álbumes.

La banda está lejos de tomar descanso ya que el 13 de septiembre de este año lanzaron su séptimo álbum de estudio llamado “Beneath the Eyrie”, un trabajo más oscuro que sus antecesores y donde la bajista Paz Lenchantin tuvo un rol muy activo en la co-composición del mismo junto con Black Francis.

El primer sencillo de este disco es “On Graveyard Hill”, donde nos sumergen en el mundo de la brujería con el característico balanceo del bajo y rasgeos de guitarra.

Veremos si México es contemplado de nuevo en la gira de este nuevo álbum, y reciba a tal vez la banda más influyente de la escena del rock alternativo.