Esmeralda, víctima de un ataque con ácido

24

Por Patricia Estrada

Esmeralda aceptó el último abrazo de Fidel con la promesa de que no la volvería a molestar, sin imaginar que estaba a un día de vivir la peor agresión a su persona: un ataque con ácido.

Con 26 años de edad y madre de dos hijos, de 6 y 9 años, Esmeralda fue atacada por un sujeto que le cerró el paso, el 2 de diciembre de 2018 cuando a las 5:30 de la mañana se dirigía con su mamá a un baño de vapor en el municipio de Cuautlancingo.

El sujeto aventó a Esmeralda un líquido en la cara pero ella alcanzó a responder el ataque. La madre de la joven pidió ayuda sin conseguirlo pero con apoyo de otros familiares ingresó al hospital de Traumatología del gobierno del estado.

Fueron varios solventes que provocaron daños irreversibles a su nariz, cuello, pecho, manos y sobretodo la pérdida de su córnea derecha. Recuerda que alcanzó a tragar parte de la sustancia y la garganta comenzó a cerrarse. Tres meses de devastación física y emocional.

Debido a que los médicos ya habían agotado sus recursos para lograr los injertos de piel, la rehabilitación fue por cuenta de su familia. Con apoyo de una dermatóloga en la Ciudad de México, Esmeralda ha sido sometida a once cirugías de reconstrucción. Confiesa que por momentos odia a Fidel por haberle causado el daño y haber cumplido la maldita amenaza ¡Si no iba a ser de él, no sería de nadie más!

Por obvias razones debe cuidarse del polvo, los rayos del sol y aguantar la discriminación “esa gente que murmura y juzga sin conocer las causas de sus lesiones”. Sus hijos sufren de ver las cicatrices, sin embargo a pesar del horror intenta que no odien a su padre.

En dos años de convivencia Fidel C- hoy de 29 años- mostró su lado más negativo: los celos, la pandemia de las relaciones de pareja. Ella lo dejó y se negó a regresar con él pese a las amenazas y golpes. Cuatro días después del ataque fue detenido y aún está en espera de una sentencia. Él se declara inocente.

Esmeralda intenta aceptar su nueva vida y a la vez lucha porque en Puebla se castiguen con todo el peso de la ley, las agresiones con ácido. A estos malnacidos hay que dejarlos en la cárcel de por vida.

Si usted quiere ayudar a Esmeralda en sus rehabilitaciones puede hacer donativos a la tarjeta de Banco Azteca 4027 6641 8522 1102.