Estafados en el día de su boda con pastel de unicel

Nadie en el mundo merece ser estafado, pero ser estafado el pleno día de tu boda eso sí que pondría llorar hasta a las mismísimas cebollas.

Así fue la triste historia de Shine Tamayo, de 26 años, y su esposo Jhon Chen, de 40 que pasaron un amargo momento en el día que debería ser el más feliz de sus vidas.

Esta pareja filipina contrató a una empresa para que organizara su boda y fue un total fracaso. Para empezar, el banquete que supuestamente habían contratado jamás legó y tuvieron que correr a comprar comida para alimentar a sus invitados.

Pero lo peor llegó cuando al intentar partir el pastel de bodas, descubrieron que se trataba de una figura de unicel cubierta de betún.

La novia no toleró tantas decepciones en tan poco tiempo y rompió en llanto. La escena fue tan triste que algunos de los invitados grabaron el momento de la desgracia.

Por fortuna, el video no se quedó solo para el chisme, pues gracias a la grabación lograron que las autoridades atraparan a los responsables quienes fueron acusados por extorsión y estafa.

Fuente: Excelsior

Te recomendamos

Cuando tu regalo más anhelado tarda 71 años en llegar…