Frontera Puebla-Veracruz, una mina de oro para el crimen organizado

44
Frontera Puebla-Veracruz, una mina de oro para el Crimen Organizado

La violencia en las autopistas que unen a Puebla con el puerto de Veracruz se ha convertido en un grave problema para el transporte de carga, concretamente la frontera entre ambos estados es una mina de oro para el crimen organizado.

Con datos del Consejo Nacional de Seguridad Pública además del robo a vagones de tren y de combustible en ductos de Pemex, las bandas operan para los Zetas y los cárteles del Golfo y de Jalisco Nueva Generación y ahora va contra los transportistas.

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) exhortó esta semana a sus agremiados a extremar precauciones y circular en horarios específicos sobre la autopista Puebla-Veracruz en los tramos de Esperanza-Maltrata, así como en la federal 150 D, tramo Puerto del Aire-Ojo Zarco.

En esa zona la instrucción interna fue evitar la vía desde las 20:00 a las 10:00 horas. Transportistas denunciaron que sólo entre Maltrata y Esperanza, se registran al menos cuatro asaltos a vehículos de carga de abarrotes, electrodomésticos, carne congelada, ganado, azúcar y mercancías industriales.

En el Triángulo Rojo, en la frontera entre Puebla y Veracruz, donde los huachicoleros tienen asolado a Pemex y las bandas a Ferromex, los transportistas de carga son víctimas del crimen organizado.

Según los datos oficiales, Puebla pasó de las 460 denuncias de asaltos a transportistas de enero a septiembre de 2016 a mil 26 en el mismo periodo de 2017.

Juan Durán, consejero nacional de la Asociación Mexicana de Organizaciones Transportistas precisó que en Veracruz se registran hasta 10 atracos al día.

“En los límites con Puebla y Tlaxcala nos pega más duro (el crimen) entre Esperanza y Ciudad Serdán (Puebla) y Maltrata o Perote (Veracruz), antes teníamos miedo de circular después de las 21:00 o 22:00 horas, hoy nos están quitando los camiones de las 7 a 10 de la mañana”.

“Ya es un descaro esto y bueno lo que nos dice la Policía Federal es que no tienen la capacidad ni la gente para cuidar a tanto transportista. El índice más alto que tenemos es de Orizaba, de Maltrata a Esperanza, ahí es lo más fuerte”, denunció en entrevista para Reforma el líder transportista.

Los camiones son robados mediante alcance de otros vehículos donde se transportan personas armadas, retenes falsos o con al amago al conductor cuando éste se detiene, indicaron los afectados.

Un ejemplo sucedió el jueves 2 de noviembre cuando robaron un camión de la carretera Esperanza-Amozoc, a la altura de Tecamachalco. Fue un torton EQ Kenworth con abarrotes. De ese tamaño el grado de inseguridad y la fuerza de los criminales.