Funcionario de San Andrés, agresor de mujeres (parte II)

96
columna-contrareplica-paty-estrada

Por Patricia Estrada

El lunes 10 de mayo – un día después de que Majo fue sometida en tres ocasiones por su entonces novio, Gerardo N. funcionario de San Andrés Cholula- amaneció con contusiones en las piernas, esguince de primer grado en el cuello y marcas en los brazos.

Un arranque de celos –además infundados- terminó con la relación de estos jóvenes que habría empezado 60 días antes de que ella sufriera una agresión sin precedentes (tal como escribí en la columna publicada el 31 de mayo).

Al llegar a casa despeinada y nerviosa su mamá decidió presentar la denuncia ante la Fiscalía Especializada en Violencia Familiar y Delitos de Género ubicada en la calle 10 oriente 414 col. Centro.

¿A qué viene? -Le preguntaron a Majo- quien explicó la agresión que vivió el domingo 9 de mayo dentro de la casa de él- fue entonces que le informaron que había 5 mujeres antes de ella, todas violentadas.

Le dijeron que sería revisada por el médico legista, sin embargo preguntó si tendría otra opción y le respondieron que sí: Traer una constancia médica de Farmacias Similares para integrarlo a la denuncia.

¿De qué se trata? “Salí llena de coraje y decepcionada porque en vez de encontrar empatía como víctima recibes un trato frío e indiferente”, explicó.

Te puede interesar: Funcionario de San Andrés, agresor de mujeres

Fue entonces que se trasladó a la agencia del ministerio público de la 105 poniente donde le brindaron una mejor atención pero terminó levantando su denuncia en la agencia de San Andrés Cholula en un tiempo aproximado de 6 horas.

El 3 de junio acudió a su cita para el examen psicológico para relatar nuevamente todo. No le dieron resultados, solo sabe que serán integrados a la carpeta de investigación.

Majo salió con una orden de restricción con vigencia de dos meses y esta semana podría tener noticias sobre la extensión de la medida judicial que impide a su agresor acercarse a ella.

Durante 10 días posteriores a los hechos de violencia, Gerardo quiso disculparse con Majo pero como era obvio no volvió a contestarle los mensajes de whatsapp y lo eliminó de Facebook, toda vez que encontró comentarios que denigraban su reputación.

La joven de 23 años se pregunta por qué le pasó algo tan grave pero al asimilar el mal momento se convenció de que la violencia en el noviazgo no excluye clases sociales. Recomendó a las chicas de su edad – principalmente- identificar y alejarse de las actitudes machistas que hacen a las mujeres presa fácil de estos cazadores.