Historia: El reto que implica atender a pacientes Covid en pueblos indígenas

53
El Dr. Antonio Vázquez contó que intervino personal de Derechos Humanos cuando quedaron prohibidos los velorios. // Foto Internet

Por Roberto Castillo

Enfrentar el Covid-19 ha sido el reto más grande del sector médico. Los enfermos y las muertes han marcado este 2020, como el año de una de las peores pandemias del mundo.

Ser médico implica vocación y en estos tiempos demanda mucha resistencia para vencer no solo la agresividad del virus sino de ayudar a las personas que por sus obstáculos lingüisticos necesitan más tiempo y paciencia para entender las indicaciones médicas.

Pero no hay barrera que impida al Dr. Antonio Vázquez, con 38 años, cumplir con su compromiso profesional atendiendo en su calidad de médico general a poblaciones totonacas y náhuatl de la sierra nororiental del estado. Actualmente trabaja en el Hospital General de Teziutlán, dedicado al tratamiento de pacientes Covid19.

El médico originario de Ixtacapan, Zacapoaxtla inició su carrera en el hospital comunitario de Zapotitlán de Méndez. Posteriormente fue trasladado a Huehuetla, municipio de origen totonaca y posteriormente a Xochitlán de Vicente Suárez, donde convivió con población náhuatl.

A finales de marzo fue comisionado a fortalecer el equipo del Hospital teziuteco.

El Dr. Antonio Vázquez admitió que no domina las lenguas originarias, aunque el náhuatl le resulta menos complicado de hablar y entender. Durante su estancia apoyó su trabajo médico en intérpretes locales para comunicarse mejor con sus pacientes y aprendió expresiones básicas.

Durante la contingencia sanitaria ha enfrentado las carencias hospitalarias y la renuencia de la gente por adoptar las medidas preventivas, como el uso de cubrebocas y la sana distancia.

En varias poblaciones de la sierra eran comunes los retenes para impedir el acceso a gente que no fuera residente. Particularmente, en el municipio de Xochitlán de Vicente Suárez, una autoridad local – por desconocimiento- impidió que los habitantes acataran las recomendaciones de salud, a pesar de los riesgos de contagio.

El Dr. Antonio Vázquez contó que intervino personal de Derechos Humanos cuando quedaron prohibidos los velorios, sin embargo, las familias de los deudos aceptaron inhumarlos en un tiempo máximo de 5 horas.

Al destacar el respeto a los usos y costumbres del sector indígena, también confesó que se siente cansado moralmente por la convivencia diaria con la muerte y la falta de insumos para salvar vidas; no obstante, también siente orgullo cuando cumple su compromiso a cabalidad.

Puebla tiene 126 casos de Covid19 de personas reconocidas como indígenas de los 8 mil 563 a nivel nacional hasta mediados de septiembre. La lista es encabezada por Yucatán y Oaxaca. Al igual que el resto de la población, los indígenas son susceptibles a presentar cuadros graves de Covid-19 cuando existen problemas de hipertensión, diabetes y obesidad.

Te recomendamos