Instinto con Mario Casas

25
Instinto con Mario Casas
Demasiado tonta para ser una buena serie y demasiado aburrida como para ser una buena porno, es por ello que para el pésimo instinto de Mario Casas.

Marco Mur es un empresario de éxito que arrastra un trauma desde la infancia, lo que le provoca una serie de problemas a la hora de relacionarse con las mujeres. Para satisfacer sus instintos, Marco acude con asiduidad a un club privado de sexo donde los miembros pueden dar rienda suelta a sus fantasías más inconfesables.

 Celebro enormemente que plataformas de streaming se atrevan a mostrar contenidos con toda la sensualidad y sexualidad posible, al final del día son contenidos diferentes, pero creo que tanto desnudo, tanto sexo y tanta piel debe tener una razón de ser, creo que tenemos más historia en una película porno que en Instinto de Mario Casas. 

El thriller con drama familiar, algo de hipnosis sin sentido y un hermano que pretende hacer interesante la historia, que ya desde el inicio estaba perdida, una propuesta tan superficial, que apuesta por lo visual mal logrado que por una buena historia para disfrutar.

Mario Casas una vez más acartonado, inexpresivo en un personaje absurdo y sin motivaciones, sin sentido, una chica que investiga nada, que parece se quiere vengar con intentos por demás malos y poco creíbles, acompañados por una madre que tenía que cuadrar con el carnaval poco entretenido de sexo desenfrenado y que aporta nada a una historia sin fondo. 

Demasiado tonta para ser una buena serie y demasiado aburrida como para ser una buena porno, es por ello que para el pésimo instinto de Mario Casas, ni lo intenten los primeros episodios podrían parecer llamativos, el morbo te puede llamar a verla, pero pronto descubrirás que ni el sexo mal logrado será suficiente para terminarla.