Justicia brasileña juzgará nuevo recurso para Lula da Silva

El Tribunal Superior de Justicia (STJ) juzgará este martes un recurso de la defensa del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, de 73 años, contra la condena que cumple por corrupción pasiva y lavado de dinero, informó la corte en un comunicado.

En la sesión –que comienza a las 14.00 hora local– estarán presentes cuatro de los cinco magistrados de la corte, ya que uno de ellos se declaró impedido. Entre ellos, destaca el juez Felix Fischer, responsable de los casos vinculados a la megaoperación conocida como Lava Jato, que reveló una trama de corrupción alrededor de la empresa estatal Petrobras y los sobornos que pagó la constructora Odebrecht.

En noviembre, ya fue analizado por el juez Felix Fischer un recurso presentado por los abogados de Lula. El juez denegó el recurso y la defensa del examandatario recurrió.

La condena

Lula fue condenado el 12 de julio de 2017 a 9 años y seis meses de prisión por recibir un departamento triplex de lujo frente al mar en el Condominio Solaris, ubicado en Guarujá, una ciudad del estado de Sao Paulo, a cambio de beneficiar a la constructora OAS en sus contratos con la estatal petrolera, en el marco del caso Lava Jato.

En enero el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región de Porto Alegre (TRF4), en segunda instancia, confirmó la condena y se elevó a 12 años y un mes de cárcel. Durante todo el procedimiento no se pudo probar que tuviera vínculo alguno con la propiedad. De hecho, esto fue reconocido por algunos de los jueces que votaron en segunda instancia su condena, asegurando que lo hacían sin pruebas pero con “convicción”.

Desde el pasado 7 de abril, el líder del Partido de los Trabajadores (PT)permanece preso en un cárcel en Curitiba, estado de Paraná. 

Además, en febrero el expresidente fue condenado a otra pena 12 años y 11 meses de prisión también por delitos de corrupción. En este caso la investigación giró en torno al pago de sobornos para la reforma de una casa de fin de semana en Atibaia, Sao Paulo, que fue financiada por las constructoras OAS, Odebrecht y Schahin. 

¿Qué dice la defensa?

Desde el comienzo de la investigación, la defensa de Lula afirmó que el Ministerio Público no presentó ninguna prueba contra él y asegura que el expresidente no ha cometido ningún crimen. Lula también dice ser inocente.

“Fui condenado y encarcelado por ‘actos indeterminados’, figura inexistente en la legislación penal brasileña. He presentado suficiente documentación que demuestra mi inocencia. Mis acusadores, por el contrario, no han encontrado una sola prueba en mi contra”, escribió recientemente.

Los abogados de Lula argumentan que el apartamento no lo recibió como soborno y piden su absolución. Además, quieren que las acusaciones sean consideradas como crimen electoral, por lo que la pena podría ser reducida.

¿Qué puede pasar?

El STF puede rechazar el recurso y mantener la pena, anular la condena y absolverle o reducirla y concederle la prisión domiciliaria.

Lula, líder en las elecciones 

El líder del PT, pese a estar preso, fue el gran favorito para ganar las elecciones presidenciales de octubre de 2018, pero el Tribunal Superior Electoral (TSE) vetó su candidatura. Lula eligió entonces para sustituirlo a quien fue su ministro de Educación y exalcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, un gran desconocido que batalló contra Bolsonaro. 

Tras asumir el poder, el pasado 1 de enero, el ultraderechista Bolsonaro ofreció al juez Sergio Moro –conocido por sus investigaciones en el caso Lava Jato y responsable del encarcelamiento de Lula– convertirse en uno los superministros de su gobierno. Moro aceptó la invitación y en al actualidad dirige la cartera de Justicia. 

Desde la formación de Lula han denunciado el nombramiento de Moro, a quien acusan de estar politizado. 

Te recomendamos

Fuente: RT