La furia de The Jam

La banda formada por Paul Weller, Bruce Foxton y Rock Buckler fue una de las más importantes en Reino Unido a finales de los 70’s y aunque fueron desairados por los grandes del Punk como The Clash y los Pistols y no tener una disquera poderosa nunca se dejaron intimidar para consolidarse en la escena.

A pesar de ser un desastre en la escuela, Paul Weller siempre tuvo el apoyo de su padre cuando éste le dijo que la música era lo único que le interesaba en la vida, por lo que de inmediato comenzó a buscar acompañantes para formar a The Jam. El padre de Paul, John Weller fungió como manager de la banda durante toda su trayectoria.

Aunque al principio pretendían tener un sonido R&B influenciado por Chuck Berry esto cambió cuando Weller presenció un conciertode los Sex Pistols y se convenció de que el punk era la fórmula perfecta para comenzar.

El resultado fue un punk mejor hecho que el de los Pistols pero no tan elaborado como el de The Clash, el tono de voz de Wheller, más amable que el de las bandas anteriores ayudó que fuera un punk rápido pero no tan crudo, sino bailable.

Después de tocar en los escenarios más frecuentes de Londres, a principios de 1977 Polydor Records, les ofreció un contrato y grabaron su primer álbum bajo el nombre de “In the City”, que junto con “Away From The Numbers” y “I’ve Changed My Adress”demostraron lo fúrico y contundentes que podían ser sus composiciones.

Pero el lado “amigable” mostrado en “I got it by Time” y “Slow Down” los alejó de la escena punk.

Weller no pensaba igual que los líderes de las bandas punk más consolidadas, tuvo discusiones con Mick Jones de The Clash e incluso golpeó al bajista de los Pistols, Sid Vicius, por lo que salir deTour en conjunto con estas agrupaciones se convirtió en una situación desfavorable para The Jam.

A pesar de tropezar en su segundo disco, se reivindicaron con el lanzamiento de All Mod Cons en 1978 donde mostraron ya un sonido más refinado que si bien mantiene bases punk, contiene letras maduras y variación en los instrumentos como arreglos con guitarra acústica en English Rose.

Asomaron un poco lo que se vendría en el New Wave con “A bomb in Wardour Street” y “Downtown on the tube station” que habla sobre el resurgimiento de los neonazis.

The Jam se convirtió en una banda libre, que no le debía nada a nadie y gozaba de una amplia cobertura en los medios además fuede las primeras en realizar una gira de EE.UU.

El cuarto álbum “Setting Songs” dejó la icónica “The Eton Rifles” que se convirtió en un himno de la clase obrera y mostró la genialidad de Bruce Foxton en el bajo.

Su álbum de 1980, “Sound Affects” también recibió críticas positivas y de él destacan Start! Donde claramente se ve le influencia de los Beatles sobre todo del disco Revolver al ser una calca rítmica de Taxman.

De este álbum también se desprende el hit acústico “That’s Entertainment” que es un relato de la vida de los obreros inglesesde la época.

Dos años después, en 1982 lanzaron su último disco “The Gift” que bajó un poco las revoluciones aunque llegó al número uno en el Reino Unido y nos regaló una de las canciones más conocidas de la banda en la actualidad como “Town Called Malice” que mediante un teclado pegajoso, baterías potentes y otra línea de bajo brillantede Foxton narra los apuros o desventajas de vivir en un pueblo muy pequeño y demás vivencias de Weller durante su adolescencia.

La canción se convirtió en un himno en el Reino Unido, incluso los fans del Millwhall FC la cantan antes de sus partidos y ha aparecido en películas y series como The Walking Dead, Billy Elliot y Sing Street, así como en los videojuegos FIFA 2004 y Rock Band.

A pesar de que en 1982 la Banda gozaba de popularidad y reconocimiento y se podía decir con total seguridad que estaban en la cima de su carrera, Paul Weller sintió que era el mejor momento para dejar todo, a pesar de que Bruce Foxton y Rick Buckler querían continuar, Weller siguió con lo que él le parecía correcto y argumentó que no quería que The Jam se convirtiera en una banda que continuara cuando ya no tenía nada que ofrecer: “odiaría que terminásemos viejos y con tensiones como tantos otros grupos. Quiero que terminemos con dignidad. Creo que ahora es el momento. Cuanto más tiempo continúa un grupo, más difícil resulta dejarlo, y por eso muchos grupos siguen hasta que llegan a no tener ningún significado”.

The Jam se despidió publicando “The Hardest Pillow That I Had To Shallow” y pasó a la historia como una banda independiente, que siempre se manejó en la honestidad e influenció a muchos músicos que después dieron vida al New Wave.

Twitter: @condorsaurus