La Mesa del Parlament vuelve al Tribunal Supremo

13

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los dos miembros de la Mesa que han declarado hasta el momento ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena han acatado la aplicación del artículo 155 en Cataluña y han dicho que la declaración de independencia del 27-O tenía “carácter simbólico”.

Fuentes jurídicas han informado del contenido de las declaraciones prestadas ante Llarena por Forcadell, Lluis Corominas y Lluis Guinó, quienes han accedido a responder a todas las preguntas de la fiscalía, un evidente cambio de estrategia de defensa respecto a la que han mantenido en el pasado.

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, apuntó esta semana que las medidas cautelares que la Fiscalía pediría contra los investigados por el Supremo dependerían de su declaración y, respecto a la prisión provisional para los exconsellers del Govern, sugirió que si hubieran acatado la Constitución y el 155 “a lo mejor alguna cosa hubiera cambiado”.

Forcadell acata el 155 y matiza que la DUI fue “simbólica”

Precisamente, Forcadell ha asumido ante el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena la aplicación del artículo 155 de la Constitución que conllevó a la disolución de la cámara y ha matizado las consecuencias jurídicas que a su juicio tiene la declaración unilateral de independencia (DUI) que fue aprobada el pasado 27 de octubre, y a la que se habría referido como “simbólica”.

Según fuentes de Presidencia del Parlament, Forcadell ha defendido a lo largo de su declaración que siempre ha permitido el debate sin prejuzgar el resultado ni controlar el contenido, con el fin de preservar el derecho a la actividad parlamentaria y el debate libre. A su juicio, evitar un debate parlamentario habría sido un incumplimiento de la legalidad aplicable a la Mesa del Parlament, de la legalidad internacional y de los principios del Estado Democrático.

Por ello, ha defendido que en todo momento ha cumplido con sus funciones como presidenta defendiendo la soberanía del Parlament y los derechos fundamentales como la libertad de expresión y el derecho de iniciativa de los diputados.

En respuesta a las preguntas que le han realizado los fiscales Fidel Cadena y Consuelo Madrigal -esta última exfiscal general del Estado-, la presidenta del Parlament ha explicado que como presidenta no puede hacer un control de fondo de las iniciativas parlamentarias y que como presidenta no tiene reconocida ninguna libertad para impedir votaciones.

Sobre las resoluciones del Tribunal Constitucional, ha defendido que este órgano a su juicio no puede actuar de forma previa como filtro o censura, sino que en todo caso lo hace a posteriori. Finalmente, y sobre los incidentes ocurridos en Barcelona a raíz del proceso independentista, Forcadell ha explicado que siempre ha defendido el pacifismo en todas las movilizaciones y proyectos políticos, y que la vía pacífica es la única posible para hacer realidad los proyectos políticos.

Forcadell y los miembros de la Mesa del Parlament declaran en el Tribunal Supremo

La presidenta del Parlament, al responder a las preguntas que le han realizado los fiscales, ha roto la estrategia seguida el pasado 2 de noviembre por los ocho exmiembros del Govern que se negaron a responder a las preguntas del Ministerio Público durante el interrogatorio al que les sometió la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.

El pasado día 2, Llarena concedió a Forcadell, Lluís Maria Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó, Ramona Barrufet y Joan Josep Nuet una semana para preparar su defensa y les impuso vigilancia policial como medida cautelar, en contraste con la decisión de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.

Todos ellos están compareciendo desde las 9.30 horas de este jueves como investigados por los presuntos delitos de rebelión, sedición, malversación y otros conexos de los que la Fiscalía les considera responsables. Dentro del Ministerio Público del alto tribunal hay criterios distintos, si bien lo más probable es que la petición de medidas cautelares no se aleje demasiado de la prisión preventiva que la Fiscalía solicitó en la Audiencia Nacional para los exmiembros del Govern.

Al menos para algunos de los investigados, pues al secretario tercero de la Mesa, Joan Josep Nuet (CSQP), se le acusa en la querella del fiscal de votar a favor de la tramitación de la declaración cuando en realidad lo hizo en contra. Pero además de por las medidas cautelares, el juez podrá valorar la importancia de la segunda cuestión que debe dilucidarse en este proceso, aunque esa no tiene por qué resolverse de manera inmediata.

Es decir, la posibilidad de que el Tribunal Supremo reclame para sí parte o todo este caso, lo que además de las acusaciones por desobediencia al Constitucional y delitos conexos presentadas contra Forcadell y otros miembros de la Mesa ante el TSJC podría incluso afectar a la causa abierta en la Audiencia Nacional que ha llevado a prisión a políticos catalanes en vísperas de la campaña electoral para el 21-D en Cataluña.

La Fiscalía podrá pedir medidas cautelares una vez declaren todos los diputados

El juez Pablo Llarena celebrará esta tarde una o varias vistas de cautelares al finalizar las comparecencias. Esa vista ya la había pedido la Fiscalía en su querella contra los miembros de la Mesa, en la que especificaba que en ella se valoraría la adopción de medidas cautelares de carácter personal. Las medidas se adoptarán, dice la querella, “teniendo en cuenta la gravedad de los hechos y de los delitos impuestos, así como de las penas previstas, la flagrancia en su comisión, la contumacia en la legalidad y el riesgo de reiteración”.

Fuente: http://www.antena3.com