Ladrilleras cholultecas entre la tradición y la contaminación

37
Actualmente hay 4 mil 500 ladrillas en Puebla, 45 por ciento de las 10 mil que se contabilizaban hasta 2013.

Por Alejandra Olivera

A nivel nacional, Puebla es la entidad con mayor número de ladrilleras artesanales asentadas en su territorio, por lo que la Secretaría de Medio Ambiente estatal busca generar una amplia política pública para mejorar la calidad del aire.

En un estudio del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (Inecc) se refiere que hay 4 mil 500 ladrillas en Puebla, 45 por ciento de las 10 mil que se contabilizaban hasta 2013.

De ahí que Beatriz Manrique Guevara, titular de Medio Ambiente manifestará la necesidad de realizar la transición tecnológica de la producción de ladrilleros, pues su plan para mejorar la calidad del aire no sólo contempla la mejora de verificentros vehiculares.

San Pedro Cholula es uno de los municipios donde la producción artesanal de tabiques es una de las principales fuentes de autoempleo.// Imagen Ilustrativa

San Pedro Cholula es uno de los municipios donde la producción artesanal de tabiques es una de las principales fuentes de autoempleo, señaló Javier Boleaga Romero, secretario de Desarrollo Económico municipal, quien resaltó que se tienen localizadas mil 236 ladrilleras que se distribuye en barrios y juntas auxiliares como San Diego Cuachayotla, San Sebastián Tepalcatepec, San Juan Tlautla y principalmente San Matías Cocoyotla, a unas cuantas cuadras de la cabecera municipal.

Comentó que hace unos años se quiso industrializar la producción de ladrillos en la región, lo cual no funcionó porque los combustibles utilizados eran muy caros y no era redituable la producción ya que encarecía los tabiques, dificultando su venta, por lo que las familias regresaron a la producción tradicional.

Ladrilleras, fuentes de trabajo de familias enteras

En San Matías Cocoyotla se observa a familias enteras laborar bajo el rayo del sol, a los más chicos los llaman para aplanar la mezcla del barro sobre los moldes, mientras que las mujeres pasan el “rasero” para quitar el exceso de material y que los ladrillos queden lo más parejos posibles, los hombres trasladan en carretillas los tabiques y los apilan para su secado, 24 horas después preparan el bornero con leña para meter al horno y “cocerlos”.

En San Matías Cocoyotla se observa a familias enteras laborar bajo el rayo del sol.// Imagen Ilustrativa

En cada cuadra de la comunidad se encuentra al menos un horno, aunque los pobladores dicen que cada vez son menos los que se dedican a este oficio, porque algunos migran a los Estados Unidos o cambia de actividad.

La señora María de los Ángeles conoce el oficio de su esposo, sus hijos, cuñados y demás familiares, tienen dos hornos dentro de su propiedad, en su manzana hay otras dos familias que también se dedican al oficio que es la única forma en que obtienen ingresos.

Comenta que el trabajo que se realiza es mucho, pero los ingresos muy pocos, pues el millar de ladrillos no excede los mil pesos, además acusa que han dejado de recibir apoyos de las autoridades para promocionar sus productos que antes eran reconocidos en el estado, por lo que poco confía en que las medidas que pretenda implementar la Secretaría de Medio Ambiente resulten benéficas para su fuente de trabajo.

Empresas venden desechos para quemar

Si bien, reconoce que cuando se prende la leña para hornear los tabiques el horno genera una gran cantidad de humo, dice que contaminan más aquellos que queman llantas, nailon, cuero, lonas o cualquier desecho que les llevan o compran a armadoras de autos u otras fábricas para abaratar los costos de producción.

El trabajo que se realiza es mucho, pero los ingresos muy pocos, pues el millar de ladrillos no excede los mil pesos, // Imagen Ilustrativa.

“La leña hace humo un rato, pero quienes usan desechos le meten al horno cada rato, hacen más humo”, expresó.

Por ello, pide a las autoridades estatales que cualquiera que sea la acción que pretendan hacer para mejorar la calidad del aire, no signifique la clausura de sus hornos, ya que en su caso no tendría otra forma de obtener recursos económicos.

Calidad del aire, no mejora

El 14 de mayo de 2019, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) activó la contingencia ambiental atmosférica debido a que los índices de contaminación por partículas finas registraban un valor de 142 puntos del Índice de Calidad de Aire por ozono, niveles que también fueron perceptibles en Puebla.

La mala calidad de aire en la zona metropolitana de Puebla prevalece, pocos son los días en que se reportan buenos índices. Tan sólo este 25 de marzo las estaciones de monitoreo del  Sistema Nacional de Información de Calidad de Aire (Sinaica) registraban índices “muy malos”.

En la zona conurbada de Puebla, existen cinco estaciones de monitoreo ubicadas en Agua Santa, Las Ninfas, Universidad Tecnológica de Puebla (UTP), el Velódromo y dentro del Benemérito Instituto Normal del Estado (BINE), la cual se pretende remover, pues su medición ya no es exacta por los factores externos a su alrededor.

Te recomendamos