Lecciones de vuelo

Foo Fighters
Foo Fighters lecciones de vuelo

De las cenizas de una desgracia como la muerte de Kurt Cobain, surgió un proyecto que a pesar de encontrarse con varios contratiempos y con una losa muy pesada como lo fue Nirvana, derivó en lo que hoy en día es una de las mejores bandas de rock del planeta “Foo Fighters”.

Dave Grohl quien fungía como baterista en Nirvana, sufrió la ausencia de Cobain como cualquier persona cercana a él, sin embargo decidió seguir adelante con su carrera musical y ejecutar el aprendizaje que obtuvo tras su corta pero muy intensa carrera con la banda más popular de los 90.

Con demos y grabaciones ya hechos, Grohl reclutó al bajista y baterista de Sunny Day Real Estate, una banda en decadencia y sumó a Pat Smear, ex guitarrista de The Germs y también miembro de apoyo en la etapa final de Nirvana.

Así lanzaron su primer álbum que también fue llamado “Foo Fighters”, donde comenzaron a cosechar éxitos con “This Is a Call” y “Big Me”, sin embargo a la banda se le seguía comparando con Nirvana a pesar de que su sonido no era Grunge. Grohl tenía que lidiar con constantes cuestionamientos sobre si la letra de “x canción” hablaba sobre Kurt.

Además, ante esta incomodidad con la prensa y muchos fans la relación entre los miembros de la banda comenzó a fisurarse cuando para el segundo álbum “The Colour and the Shape” lanzado en 1997, Grohl decide regrabar las partes de batería que había hecho William Goldsmith sin avisarle, hecho que causó sorpresa en el resto del grupo e incluso la salida del baterista.

De ahí Taylor Hawkins quien tocaba la batería en el equipo de Alanis Morrissete llega a Foo Fighters para después convertirse en un miembro permanente hasta la fecha y uno de los más carismáticos, dándole dureza a las percusiones en cada álbum posterior.

Otro que dejó temporalmente el grupo fue Pat Smear quien acusó cansancio por las constantes giras, fue reemplazado por Franz Stahl, un viejo conocido de Grohl ya que tocaron juntos en una banda llamada “Scream”.

Aún y con todos estos cambios, “The Colour and the shape” fue un éxito gracias a himnos como “My Hero” y “Everlong” que colocaron a la banda en un status fuera ya de la sombra de Nirvana.

Pero la banda seguiría mutando, ya que Stahl, nunca encontró su rol dentro de Foo Fighters y los miembros decidieron hacerlo a un costado; a pesar de ello en entrevistar recientes, Franz Stahl consideró la etapa con los Foo “como el mejor periodo de su vida musical”.

Siendo un trio lanzaron su tercer álbum: “There is Nothing Left to Lose” donde destacó el tema “Learn To Fly” que fue un disco bueno, pero suave comparado con los demás, razón que pudo haber influido en que para su siguiente disco, buscaran a otro guitarrista que terminó siendo Chris Shiflett, tras una extensa audición.

Una vez completos grabaron en 2002 el disco “One By One” de donde se desprenden canciones hoy infaltables en sus recitales como “Times Like These” y “All my Life” la cual sirve incluso para abrir los conciertos.

El álbum le valió a Foo Fighters ganar el Grammy por mejor álbum rock y su primer número 1 en las listas británicas, sin embargo no es uno del os favoritos de Dave Grohl quien ha declarado que la mayoría de canciones de este disco no han sido tocadas en vivo en un buen rato.

De este álbum siguieron “In Your Honor”, un disco doble con canciones potentes en el primer tomo y con temas acústicos en el segundo (algo inusual hasta ese entonces para Foo Fighters), “Best of You” es la canción que más resaltó de este álbum. Para el 2007 vio la luz “Echoes, Silence, Patience & Grace” y contó con el mismo productor de “The Colour and the Shape”. Este álbum también fue muy fructífero para la banda pues sus tres sencillos: “The Pretender”, “Long Road to Ruin” y “Let It Die” (que presuntamente habla de la relación entre Courtney y Cobain) lograron el número uno en listas.

Para el 2011 Pat Smear externó su deseo de regresar con la banda, el cual fue correspondido y ahora los Foo tenían a tres guitarristas, lo cual les daba más elementos para jugar.

Tomaron una decisión poco usual en la industria musical, el cual fue grabar su siguiente álbum de forma analógica en el garage de la casa de Dave, es decir, sin efectos de postproducción y aunque significaba un proceso más complicado e incluso poco moderno, el álbum obtuvo un sonido impecable, merito también del productor Butch Vig, miembro de Garbage y quien venía de producir el 21st Century Breakdown de Green Day y que además ya había trabajado con Grohl nada más y nada menos que para el “Nevermind” de Nirvana.

Alabado por la crítica y adorado por los fans “Wasting Light” se posicionó rápidamente como uno de los mejores trabajos de inicios de la década del 2010. “Bridge Burning”, “Rope”, “Dear Rosemary”, “These Days” y “Walk” son ahora canciones que no faltan en los conciertos de los Foo, además que para la grabación de “I Should Have Know” se contó con la participación en el bajo de Krist Novoselic ex bajista de Nirvana, razón por la cual Vig, Grohl, Novoselic y Smear se reunieron 20 años después para trabajar en la grabación de un álbum.

En diciembre de 2013 los Foo Fighters visitaron por primera vez la ciudad de México, dando dos inolvidables conciertos en el Foro Sol con la promesa de volver pronto.

Este año la banda estrenó el disco “Concrete and Gold” que salió a la venta a mediados de Septiembre y que nuevamente dejó buenas sensaciones.

“Run” fue el primer sencillo, una canción furiosa acompañada de un videoclip en el que la banda ya con muchos años encima toca en una casa de retiro y motiva a los longevos habitantes a escapar y tomar una actitud rebelde. Cabe mencionar que si algo ha identificado los videoclips de Foo Fighters es la originalidad y en muchos la comedia, tal es el caso de “Big Me”, “Learn to Fly” (donde actúa Jack Black), “Breakout” y “Walk”. En todos ellos Dave Grohl ha mostrado una natural actividad para la actuación teniendo que encarnar varios papeles sin dificultad alguna.

“The Sky is a Neighborhood”, segundo sencillo de “Concrete and Gold” es una pieza más reflexiva con un ritmo semilento pero potente, nos vuelven a regalar sonidos acústicos en “Dirty Water” y en “Happy Ever After”, un ritmo interesante en “Sunday Rain”.

Mi canción favorita del álbum es “The Line” una de las más cortas del álbum pero que contiene toda la energía que ha mostrado el grupo a lo largo de su carrera.

El próximo 18 de Noviembre, Foo Fighters regresa a México como parte del Corona Capital donde podremos escuchar sus himnos históricos y sus nuevas canciones de “Concrete & Gold”. Sin duda en la actualidad FF, es una de las bandas más importantes del mundo, que conquista cada escenario en donde llevan su música y con una actitud honesta y humilde que siempre es reconocida en el Rock.

Twitter: @rockcombate