#Lingotes | BUAP construyendo y haciendo historia

3
#Lingotes | BUAP construyendo y haciendo historia
#Lingotes | BUAP construyendo y haciendo historia

Vivir en la diversidad y construir la unidad de una sociedad no es tema fácil, pero tampoco imposible.

Ayer, Puebla vivió un momento que en el pasado hubiera sido impensable.

La comunidad universitaria encabezada por su rector, Alfonso Esparza, fue la anfitriona en el magnífico salón Barroco de El Carolino del gobernador Guillermo Pacheco Pulido y los diputados locales de todas las fracciones políticas, en un respaldo inédito a la universidad púbica: la entrega de 300 millones de pesos extras de su presupuesto anual para su desarrollo.

Pacheco Pulido reconoció la “magnífica labor” del rector Esparza al frente de la Institución: “Una universidad ejemplar” que forma profesionistas responsables y comprometidos, en beneficio de Puebla y el país.

Esparza emocionado agradeció al mandatario y a los diputados de la LX legislatura local respaldar a la casa de estudios con este recurso que le permitirá continuar con calidad académica y un crecimiento ordenado, para que la educación llegue a más jóvenes y a todas las regiones del estado.

Al señalar que este recurso viene a generar un ambiente de mayor tranquilidad en la BUAP, al resarcir el impacto negativo de fondos concursables que no se otorgaron este año, además de rescatar programas ya previstos, el rector garantizó que los 300 millones de pesos serán aplicados bajo los más rigurosos estándares de transparencia y rendición de cuentas.

Pacheco Pulido enfatizó el desempeño que ha tenido Esparza, al destacar que la BUAP “hoy sigue construyendo y haciendo historia”.

El secretario de Finanzas, Jorge Estefan Chidiac, subrayó el consenso al que llegaron los diputados locales para que con 40 votos a favor se aprobara la solicitud al Gobierno del estado para otorgar un apoyo extraordinario, por única vez, del 15 por ciento del presupuesto anual de la Universidad.

Los recursos, del orden de 300 millones de pesos, serán entregados a la Universidad en los meses de febrero, marzo y abril, para su empleo en programas y proyectos que den continuidad a su fortalecimiento.

No hubo condiciones, ni nadie renuncio a sus posiciones políticas o preferencias electorales, todos poblanos se sumaron a respalda a la universidad pública en un gesto de armonía y trabajo unido, eso que tanta falta le hace hoy a Puebla.