Lingotes |Celebración del 157 aniversario de la gesta heroica del 5 de mayo

La celebración del 157 aniversario de la gesta heroica del 5 de Mayo el día de ayer, dejó lecturas políticas que se conocerán a detalle en los días siguientes, aquí algunas relevantes.

La última visita a Puebla de la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se recuerda porque salió entre gritos de “¡Amlo, asesino!” que le endilgaron los panistas ante el deceso de la gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.

Mientras la dirigencia azul la presionaba para que se comprometiera a garantizar que uno de los suyos sería designado por el Congreso Local gobernador interino.

El 5 de mayo de ayer fue un encuentro festivo con los poblanos, autoridades locales y ciudadanía que le hicieron un reconocimiento a la representación presidencial que ostentó y fue saludada y celebrada por propios y extraños.

Encontró una Puebla en paz y trabajando, con muestras de unidad y un magisterio y escolares entregados y disciplinados reconociendo los valores de nuestro héroes como Ignacio Zaragoza.

El gobernador Guillermo Pacheco Pulido le mostró su respeto y reconocimiento personal por su trayectoria y trabajo. Ella llegó y se fue feliz.

El desfile de ayer regresó a las calles a miles de estudiantes y a sus maestros y a unas fuerzas militares que estremecieron a la ciudadanía que se volcó a vitorearlos. En esta gestión hay un reconocimiento a la juventud y su esfuerzo y a los militares por su trabajo en temas de seguridad y protección civil.

La fiesta regresó a las calles de Puebla, sin derroches hollywoodescos y con un reconocimiento a la autoridad estatal y federal que participaron en la organización del desfile.

Olga Sánchez Cordero fue testigo de ello y salió entre aplausos, muy lejos de aquel escenario de duelo y reclamos de diciembre pasado.