#Lingotes | La moneda está al aire

2
#Lingotes | La moneda está al aire

La incertidumbre política generada en los últimos meses por la definición legal de quien gobernará Puebla a partir del 14 de diciembre próximo, empezó a cambiar la noche del domingo pasado cuando todos pudieron tener acceso al proyecto de resolución que discutirá el pleno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y que contempla la anulación y repetición del proceso.

La coalición que postuló a Martha Érika Alonso al Gobierno de Puebla rechazó el proyecto de sentencia que para anular los comicios elaboró el magistrado José Luis Vargas.

Ayer, los partidos de la coalición pidieron al Tribunal Electoral que se valore la evidencia desahogada, y recuerda que la bancada de Morena en el Senado presentó una iniciativa para acortar los tiempos de permanencia del magistrado Vargas, por lo que la ley no puede quedar secuestrada por el interés de halagar al poder presidencial.

Ante la posibilidad de que anulen la elección de gobernador de Puebla, la dirigencia nacional del PAN respaldó a Martha Erika Alonso, la candidata que postuló y que cuenta con constancia de mayoría ratificada por el Tribunal Electoral del Estado.

Luego de que el magistrado Vargas elaboró un proyecto de sentencia orientado a la anulación, por considerar que hubo graves violaciones al principio de certeza, el dirigente panista Marko Cortés apremió al Tribunal apegarse a la legalidad.

La coalición sostuvo que la elección a gobernador ha sido una de las votaciones más auditadas en la historia de México.

Consideraron que el magistrado ponente intenta confundir al pleno del Tribunal Electoral con el falso argumento de que se violó la cadena de custodia de la documentación electoral.

Insistieron que, en materia electoral, las irregularidades en una elección para proceder a su anulación, deben ser graves, dolosas, y determinantes para el resultado, lo que en el caso de la elección de Puebla no se actualizan.

Los militantes de Morena han mantenido cautela no sin mostrar su respaldo a la resolución, como en el caso de los presidentes municipales de Puebla y San Pedro Cholula, pero esperan la decisión final ya que el proyecto les da la razón en términos de que no se garantizó el principio constitucional de certeza jurídica y hubo tantas irregularidades cometidas por la autoridad local que solicitarán la destitución de los consejeros del Instituto Electoral del Estado.

Miércoles, quizá jueves, deberá sesionar el Pleno del Tribunal Electoral y con cuatro votos podrá hacer valer el proyecto mencionado que propone la anulación y repetición del proceso, ahora organizado por las autoridades federales, o bien votar en contra que es lo que exigen los panistas y sus aliados.

La moneda está en el aire, a punto de caer.