#Lingotes | Las cosas cambiaron

#Lingotes | Las cosas cambiaron
#Lingotes | Las cosas cambiaron

Para que nadie se llame a sorpresa, deben recordar todos los que trabajan en el gobierno y principalmente los ciudadanos que las cosas cambiaron.

Ayer, el gobernador Guillermo Pacheco Pulido dio la orden precisa que ningún servidor público debe participar, en cualquiera de sus formas, en política.

Para los inquietos que andan viendo con quien se suman y a qué partido pertenecen sus conocidos les recordó que “una vez que como autoridades se tiene la obligación de respetar el proceso electoral, a fin de garantizar la transparencia y limpieza absoluta”.

La demanda ciudadana de que el gobierno no ponga su estructura al servicio de partidos o candidatos tiene una respuesta contundente del gobierno poblano.

Pacheco Pulido detalló que desde la Secretaría General de Gobierno se está trabajando en un documento, que saldrá en los siguientes días, que establece que cualquier servidor público que participe en cualquiera de sus formas, en política, tendrá que ser contundentemente cesado, por no cumplir con las indicaciones del Ejecutivo.

“Por convicción y por mandato legal, dijo, en forma conjunta con los integrantes del Poder Ejecutivo, estamos impedidos para intervenir, en cualquier forma, en el proceso electoral.

“Por lo que respecta a su servidor, agregó, no formularé declaración alguna con relación a las actividades de los partidos políticos, ni mencionaré nombres de precandidatos o en su caso, candidatos”, remarcó.

En el caso de las obras públicas que se van entregar y las que se inicien, estarán ausentes de tintes políticos y partidistas, se acabaron las inauguraciones faraónicas.

El gobierno de Puebla reitera su compromiso de trabajar por el bienestar y desarrollo de los poblanos.

Además, puso a disposición de la población el teléfono 303 46 00 ext. 3501 o 3502, para denunciar conductas que vayan en contra de estas disposiciones emitidas por el Ejecutivo.

De que las cosas cambiaron, cambiaron, aunque eso no les guste ni a los políticos ni a los burócratas.